LOS BESOS PÚBLICOS EN INDONESIA (y en otros países: compendium of kisses)

agosto 31, 2014

CC

Tomado de El País ( besos ¿qué hay detrás?)

Kiki Hanafilia, una joven indonesia de 17 años, y Anis Saputra, de 24, paseaban como una pareja de enamorados por una hermosa zona boscosa tropical en Lhoong, Indonesia, el 22 de octubre de 2010, cuando un pescador local que caminaba por allí les vio besarse. El hombre corrió para avisar a los residentes locales, quienes acudieron al lugar de los hechos y comprobaron que la pareja se cogía de la mano y besaba. Kiki y Anis fueron llevados a juicio, acusados de violar la sharía o ley musulmana por comportamiento indecente. La sentencia llegó el 9 de diciembre de ese año y se cumplió un día después: ambos fueron sometidos a ocho latigazos frente a cientos de testigos, junto a la mezquita de Al Munawarah, en la localidad de Jantho. El fiscal general del tribunal que los juzgó, Deby Rinaldi, indicó a la agencia de noticias Jakarta Updates el agravante de la pena: ambos estaban casados. “El chico, Anis, tenía una esposa embarazada de siete meses; la mujer estaba casada, aunque su matrimonio había entrado en vías de separación”.

El beso en público está penado por la ley en Indonesia. Los extranjeros denunciados por besarse podrían enfrentarse a cinco años de cárcel; los locales, hasta 10 años, con multas de hasta 33.000 dólares, indica la novelista y actriz británica Lana Citron en su obra A Compendium of kisses (Harlequin Books).

Y no es el único país. Charlotte Lewis, una británica de 25 años, fue sentenciada en 2010 a un mes de cárcel en Dubai por besar a un ejecutivo en público en la mejilla -según su abogado- y acariciarle la espalda. En la India, el beso en plena calle sigue siendo un tema tabú, y resulta extremadamente raro observar a las parejas besándose a la vista de todos. La multa en Delhi es de unos 12 dólares. Siendo el beso una de las manifestaciones más antiguas de la humanidad (las referencias escritas sobre los besos en la boca ya aparecen en los textos indios en sánscrito hace más de 2.000 años), resulta paradójico comprobar que no es universalmente aceptado. En China, el periódico Daily advirtió en 1990 a sus lectores que la costumbre de besar había sido traída por los “invasores europeos” y la describía como “una práctica vulgar rayana en el canibalismo”. En Sudáfrica va contra la ley que los menores de 16 años hagan una manifestación pública de afecto. Los nepaleses no se besan. El beso a la vista de todos no está bien visto en Oriente Medio, aunque países como Turquía o Líbano son más tolerantes, indica Citron.

 


LOS NIÑOS PERDIDOS

agosto 30, 2014

CC

 

NIÑOS MONOS  http://marcianitosverdes.haaan.com/2007/10/los-nios-salvajes-24/

El caso más antiguo de niño salvaje relacionado con monos es el del niño de Casamance. Fue encontrado en la década de 1930, a ladead de 16 años, en Casamance, Guinea Bissau. Estaba desnudo y su piel estaba quemada por el sol. Podía trepar a los árboles tan fácilmente como los monos. No podía hablar, aunque no era sordo.

Se menciona un “niño mono” de Teherán, Irán, capturado en 1961, pero no tengo datos de él.

El “hombre-mono”, de 26 años de edad aproximadamente, fue bautizado como John por el personal del hospital de Nairobi, donde fue internado el 2 de marzo de 1982. Fue descubierto por labradores de la región boscosa del Valle de Lambwe, en la costa Este del Lago Victoria. Los encargados de atenderlo decían que le gustaba comer carne y huesos, aunque prefería los plátanos, los cuales comía con todo y cáscara.

Cuando fue llevado al hospital tenía un pedazo de tela que, al parecer, había usado como taparrabo.

De acuerdo con un cable proveniente de Nairobi, Kenya, fechado el 7 de mayo de 1982, un “hombre-salvaje”, con hábitos similares a los de los primates, fue atrapado en la floresta del lago Victoria, al Oeste de Kenya, a principios de ese año. La agencia noticiosa de Kenya sugirió que el hombre en cuestión podía ser “mitad primate”, aunque el doctor Paul Maundu, del departamento de Salud del Distrito de la Bahía de Homa, opinó que probablemente se trataba de un retrasado mental que se perdió en el bosque.

 

 

 

 

Robert, un muchacho perdido en la guerra civil de Uganda en 1982 y educado por los monos Vervet.

En 1982, durante el caos de la guerra civil, dieron por muerto a un muchacho de tres años que había nacido en una aldea a 80 kilómetros de Kampala, en el triángulo de Lucero, Uganda. Tres años más tarde, los soldados vieron un grupo de monos de Vervet. Todos se dieron cuenta de una hembra que protegía un paquete pequeño que resultó ser un niño humano. En el orfanato de Naguru en Kampala lo llamaron Robert. Era sordo y mudo. Se cree que había sobrevivido a base de una dieta de frutas y bayas. Cuando lo atraparon caminaba a gatas, no se podía parar y cuando mucho podía estar en cuclillas. A la edad de ocho años lo habían entrenado para ir al baño y había aprendido a caminar y dormir en una cama. Nunca aprendió a sonreír.

El padre Gabrielli, misionero italiano encargado de un centro hospitalario en Sierra Leona, en la costa occidental de África, encontró en 1983 a una pequeña de seis o siete años “más parecida a los monos que a los seres humanos”.

El psicólogo Mario Cerutti y su esposa Giovanna Binazzi fueron comisionados por Overseas, un centro de ayuda al Tercer Mundo que opera en la ciudad de Modena, Italia, para que llevaran la niña a Europa. Cerutti afirmó, convencido, que la niña desde muy pequeña debió vivir con esos animales: “se comporta de la misma forma que los chimpancés, emite el mimo grito, no tiene estímulos psíquicos, salvo los instintivos, y reacciona igual que los monos”.

 

 

 

La niña caminaba con dificultad en dos pies, pero lo hacía perfectamente a gatas. Comía con voracidad hundiendo su cara en el plato al igual que los animales. Le dieron el nombre de Baby Hospital.

El padre Gabrielli dijo que varios indígenas le avisaron de su existencia y que la pequeña estaba a punto de morir de hambre y cansancio.

Cerutti aclaró que “el misionero que se ocupaba de esta niña salvaje obró según la superstición de los indígenas y del personal que labora en el rudimentario hospital ubicado en la selva; aunque la niña fue bien atendida por dos monjas indias de la congregación de la madre Teresa de Calcuta”.

El máximo experto moderno de niños ferales, Andrew Ward, tuvo oportunidad de estudiar un caso en 1987. Ward es mundialmente conocido por su página FeralChildren.com.

El niño, de 5 años de edad, vagaba con una manada de monos en la provincia de Kwazulu-Natal, Suráfrica. Se dedicaban a robar comida y plátanos a los aldeanos. Fue atrapado después de que los aldeanos se enfrentaron a los monos que lo defendieron. Se le envió a la escuela Ethel Mthiyane para niños discapacitados. Lo llamaron Saturday Mthiyane (en otra parte se le conoce como Saturday Mifune). El nombre proviene porque fue precisamente un sábado el día en que lo encontraron y Mthiyane por el fundador de la escuela, Ethel Mthiyane.

 

 

 

 

 

No se pudo adaptar al centro de discapacitados y mordía a sus compañeros. Ethel recuerda: “Era muy violento durante sus primeros días de estancia. Rompía cosas en la cocina, lanzándolas a la ventana. No jugaba con los otros niños. En lugar de eso los golpeaba. Le gustaba la carne cruda. Le gustaba dormir desnudo, sin sábanas y se quitaba la ropa”.

A finales del siglo pasado algunos periodistas del Johannesburg Mail y del Guardian se acordaron de él y quisieron escribir la historia. Encontraron que no había progresado gran cosa: no hablaba, se seguía alimentando de comida cruda y plátanos, pero ya podía caminar erguido


¿Qué modelo de cerebro prefieres?

agosto 29, 2014

CC

El Bhagavad Gita es un poema espiritual. Inmerso dentro del poema épico más largo del mundo, el Mahabharata, narra una batalla entre familiares. Pero más allá de relatar la guerra por un reino entre los Pandavas y los Kuravas (la cual muy probablemente ocurrió cerca de Delhi, India, siglos antes de Cristo), el Bhagavad Gita identifica a esta lucha con cualquier acción en la vida. Acciones necesarias, como el trabajo, que al realizarlas con una visión que trascienda lo inmediato y lo finito se convierten en una ofrenda. A través de esta acción (karma) nos unimos (recordamos que yoga es unir) con la creación, con el infinito. Esto se explica a partir del rico diálogo que en el campo de batalla realizan Arjuna, guerrero Pandava y representación del alma del hombre con Krishna, representación del Alma Universal; lo Absoluto. Dialogo en el cual Arjuna descubre hallar, a través del amor, el gozo de Todo.

http://es.wikiquote.org/wiki/Bhagavad-Gita

LO INFINITO DE LO FINITO: De la nada al todo

Lo infinito en lo finito

http://www.juanramonruiz.com/2007/09/fractales-lo-infinito-en-lo-finito_27.html

¿Es nuestro universo finito o infinito?

http://www.forojovenes.com/debate/es-nuestro-universo-finito-o-infinito-10196.html

¿Es posible establecer una relación entre la literatura y las matemáticas?

http://www.acmor.org.mx/cuam/2008/508-ceam_mex-lo_Infinito_delofinito.pdf

EL FINITO INFINITO

ANEXO EL CERO Y LA NADA POR por Pablo Capanna
La importancia del cero, como sabemos hasta los ignorantes en matemática, está unida al valor posicional de los números: con muy pocos signos se puede representar prácticamente cualquier cifra. Desde que existe el cero no es necesario dibujar un signo distinto para las centenas, los millares o los millones, y desde que existe la notación exponencial (las famosas potencias de diez) ni siquiera hay que escribir los ceros. Obviamente, antes del cero no había números negativos; ni siquiera decimales. Descubrirlo costó bastante esfuerzo, pero como la mente humana funciona de manera similar en todas partes, fueron varias las culturas que se asomaron al cero incluso de manera independiente, como ocurrió con los mayas.

La historia empieza en Sumer
Aparentemente, los primeros en descubrir el cero fueron los sumerios, que tenían un sistema de numeración bastante embrollado, o mejor dicho dos. Uno era decimal y el otro, sexagesimal: el mismo que seguimos usando al dividir el día en 24 horas y la hora en 60 minutos. Contaban desde 1 en forma decimal, pero al llegar al 60, cambiaban al sistema sexagesimal, lo cual complicaba las cuentas. No hay que sorprenderse demasiado, si pensamos que los ingleses hasta 1971 juntaban 12 peniques para hacer un chelín, y 20 peniques para hacer una libra. El hecho es que en algún momento los sumerios comenzaron a dejar una columna en blanco entre dos grupos de signos cuneiformes, con el valor que hoy le damos al cero. Hasta inventaron un signo para representarlo, pero todavía no lo hicieron redondo: lo dibujaron como dos cuñas.

Aquellos griegos
En tiempos de Homero, los griegos escribían decenas y centenas con las iniciales de su nombre: una eta era hékate (100) una pi era 5 (pénta) y una delta era 10 (déka).
Pero cometieron un error fatal al llegar al siglo de Pericles, cuando comenzaron a usar las 24 letras del alfabeto, añadiéndoles algunos signos ad hoc, para escribir los números. Así, 10 pasó a ser «i», la décima letra, y 11 se escribía «ia», la décima más la primera.
Este sistema era bastante incómodo, ya que si bien para diferenciar los números de las letras se les ponía una raya encima, había números que se podían confundir con palabras. Por ejemplo, 318 se escribía «tíe», que significa «¿por qué?». Era algo parecido a lo que nos ocurre con las patentes alfanuméricas, que dan lugar a combinaciones como «ajj», «sex», «fmi», «dgi», «opa» o «uff», que no siempre le caen bien al dueño del auto. Para remediarlo, los pitagóricos empezaron a usar puntos, con los cuales formaban figuras, de manera que había números triangulares (el 10), cuadrados (el 9) y pentagonales (el 5). Pero es sabido que los pitagóricos mezclaban geometría, aritmética y física, de manera que el sistema no prosperó. De todos modos, algo parecido sobrevive en los dados.

Más dificultades
Cualquiera sabe de las dificultades que aparecen cuando se quiere hacer una cuenta cualquiera con números romanos. En su origen, esos números eran apenas dedos estilizados, combinados con algunas letras para las cantidades más grandes.
Desde la época de los griegos, para calcular se usaban contadores como los que todavía se ven en los jardines de infantes. Eran unas cajas divididas en columnas donde se ponían piedritas, no en vano llamadas «cálculos», como los renales. Cada diez piedras había que pasar a la columna siguiente, como en el ábaco.
El cero, con su forma redonda, apareció y desapareció una y otra vez en distintos contextos. Puede que su origen fuera la letra «o», como un sello redondo grabado en la arcilla, o esa huella que quedaba tras una sustracción en una caja de arena de esas que usaban para contar los mercaderes orientales.
En Roma todavía no había cero ni un valor posicional, salvo que IV era 4 y VI era 6 según se escribiera el I de un lado o de otro. De manera que 1999 había que escribirlo MCM XC IX, como si fueran varias columnas. Con el Imperio, los romanos hicieron grandes negocios y comenzaron a manejar cifras millonarias, con lo cual tuvieron que inventar signos para potenciar los que tenían y anotar números mayores. Pero no todos los aceptaban. Cuando Livia le dejó cincuenta millones de sextercios a Galba, su hijo (el emperador Tiberio) insistió que en lugar de una D enmarcada (50.000.000) había que leer una D con una raya encima(apenas 500.000). Argumentaba que «la cantidad estaba en signos, no en letras», y la cifra era ambigua. Quizás entonces haya nacido la costumbre de escribir el importe de los cheques en números y letras, aunque por entonces todavía no había cheques.
Las dificultades se hacían insuperables cuando se llegaba a números realmente grandes, y Arquímedes fue uno de los que se tropezaron con ellas. En su famoso Arenario se propuso calcular cuántos granos de arena cabían en el universo. Como el número más grande que usaban los griegos era la miríada (10.000) tuvo que inventar números de distintos órdenes, es decir miríadas de miríadas de miríadas. Llegó hasta los números de tercer orden, que para nosotros serían un 10 a la 24.
En el Lalitavistara, una vida de Buda escrita siglos más tarde en la India, el joven Gautama ganaba un certamen de inteligencia y sabiduría al ponerle nombre al número más grande, el tallakchama, que era nada menos que 10 a la 53. De haber existido las potencias de diez («¿por qué Arquímedes no se dio cuenta?», clamaba Gauss) lo de Arquímedes y Buda no hubiera llegado a ser una hazaña.

——————

Dios en el cerebro: creencias religiosas desarrollan inteligencia social

http://www.pijamasurf.com/2009/10/dios-en-el-cerebro-creencias-religiosas-desarrollan-inteligencia-social/

Aprendemos apoyados en la acción.
Aprendemos a hacer lo que hacemos y nada más.
Sin aprestamiento el proceso de aprendizaje es ineficiente, y puede ser dañino.
Sin motivación positiva, no hay aprendizaje alguno.
Para el aprendizaje efectivo, los buenos avances deben ser reconocidos con prontitud.
Los contenidos significativos se aprenden mejor y se retienen más que los no significativos.
Para una mayor transferencia del aprendizaje, el aprendizaje debe ocurrir de la manera en que será usado, al menos inicialmente.
La respuesta de quien aprende depende de cómo percibe la situación.
Las respuestas de quien aprende varían según la atmósfera de aprendizaje.
Alguien sólo puede hacer lo que es capaz dadas la herencia física, los antecedentes y otras fuerzas en operación.

http://nogal.mentor.mec.es/~lbag0000/html/teoria_1.HTM

El cerebro regula las jerarquías sociales
Al menos seis regiones cerebrales se activan cuando subimos o bajamos en el escalafón social.
Neurólogos norteamericanos han identificado las zonas del cerebro implicadas en el proceso de jerarquización social. Analizando las reacciones de un grupo de 24 voluntarios, descubrieron que cuando mejoraban su status social, se incrementa la actividad en tres regiones del cerebro: la corteza cingular anterior (área que custodia los conflictos y resuelve discrepancias), la corteza prefrontral media (que procesa pensamientos referentes a otras personas) y, por último, en el precuneo, relacionado con la capacidad de pensar acerca de uno mismo. Pero cuando los jugadores bajan en el escalafón social, la actividad cerebral aumenta en otras zonas: ganglio basal ventral y en la corteza insular, relacionadas respectivamente con las tensiones y emociones y con la motivación y recompensa. Por Vanessa Marsh.

http://www.tendencias21.net/El-cerebro-regula-las-jerarquias-sociales_a1238.html

http://ahqueraro.blogspot.com/2009/06/cerebro-prensa-vs-cerebro-internet.html. cerebro prensa vs. cerebro internet
EL cerebro prensa asume el papel de censor. Se trata de los medios de comunicación en su versión más tradicional, prensa de papel, radio y televisión. Unidireccionales, sin retorno casi de ningún tipo, con un poder inmenso, de escala industrial, para amplificar las señales (información) elegidas, a costa de tapar el resto. Su papel fundamental es el de cerebro censor, sobretodo ahora que el proceso de concentración de este tipo de medios ha llegado a su fin. Aunque parezca mentira, porque ya nos hemos acostumbrado, hoy en día es mucho más importante lo que tapan que lo que comunican. Han reducido a los límites de lo inocuo el papel del periodista, único elemento de la cadena del que podríamos esperar una información limpia, pero que no tiene mucho que hacer frente al rodillo industrial del que forma parte.

El cerebro internet podría llegar a ser el gran integrador social. Ya he escrito algo aquí sobre lo que llamé cybernet. La verdad es que internet ya se ha convertido en un elemento integrador: comunica partes que antes estaban separadas, hace que la información ya “no pese”, generando una legión de “desintermediados”, como diría Enrique Dans, que pugnan patéticamente, y a veces peligrosamente, por volver a tomar el control de un bien común que nunca debió pertenecerles. Nos está acostumbrando a asistir en directo a revoluciones de todos los colores, la última la verde de Irán que ahora mismo se está produciendo. Antes fue la revolución naranja, el fenómeno Obama, y quizás la próxima la protagonicen los activos y perseguidos bloggers cubanos. A mi, al menos me hace concebir algunas esperanzas.

¿Y tú, que modelo de cerebro prefieres?

http://www.guerraeterna.com/archives/2009/06/el_regimen_iran.html

http://nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/1973/lorenz-autobio.html

http://nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/1932/sherrington-bio.html

http://www.ibercajalav.net/img/cerebroSocial.pdf

Cerebro: pasado, presente, futuro ¿Cerebro flexible en las decisiones financieras? Inteligencias múltiples. Lenguajes entre lo biológico y lo sociocultural


EL CEREBRO DE EINSTEIN

agosto 28, 2014

C


Consagracion del sexo religioso en primavera y otras ceremonias

agosto 27, 2014

CC

01

Consagración de la primavera

 

El Kamasutra Católico: “Dios está en el
orgasmo”

El fraile polaco Ksawery Knotz ha escrito
un notable libro donde exalta las virtudes del sexo como vehículo para comulgar
con la divinidad y lo despoja del óxido tabú de la Iglesia


Zurbarán Zuloaga, Zabaleta al desnudo

agosto 26, 2014

CC

i-museos02

i-museos01

ITD23608


Weguelin, Warhol, Utrillo al desnudo

agosto 26, 2014

CC


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores