Interpretación de siento a dios que camina?

CC

Siento a Dios que camina

tan en mí, con la tarde y con el mar.

Con él nos vamos juntos.
Anochece.

Con él anochecemos, Orfandad.

Pero yo siento a Dios. Y
hasta parece

que él me dicta no sé qué
buen color.

Como un hospitalario, es
bueno y triste;

mustia un dulce desdén de
enamorado:

debe dolerle mucho el corazón.

 

 

Me moriré en París con
aguacero,

un día del cual tengo ya
el recuerdo.

Me moriré en París – y no
me corro-

tal vez un jueves, como
es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy,
jueves, que proso

estos versos, los húmeros
me he puesto

a la mala y, jamás como
hoy, me he vuelto,

con todo mi camino, a ver-
me solo.

César Vallejo ha muerto,
le pegaban

todos sin que él les haga
nada;

le daban duro con un palo
y duro

también con una soga; son
testigos

los días jueves y los hue-
sos húmeros,

la soledad, la lluvia,
los caminos..

 

El poema se inicia en situación: que un hombre, caminando por la tarde junto al mar, sienta una profunda experiencia religiosa, es una situación previa, una materia prima para la poesía. La primera gran intuición poética de este texto es la interiorización sintáctica de Dios, en su casi identidad con el caminante, que se expresa mediante el cambio de sujeto: ¡Dios camina, es Dios quien camina junto al mar! Lo hace, por supuesto, tan en mí: excelente combinación del adverbio de encarecimiento con el complemento ablativo, que recuerda a San Agustín: “Dios es más íntimo a mí que yo mismo”. Ahora son ambos, Dios y él, como uno solo: un solo sujeto plural del verbo vamos. Y si ya anochece, entonces anochecemos, en una suerte de común… ¡orfandad!

La experiencia se reitera – Pero yo siento a Dios…- a la luz de una cierta bondad divina, que no es el Bien Infinito, sino una tierna y doliente versión antropomórfica: en esa unidad mística de Dios y hombre, es el hombre quien humaniza a Dios: Dios – cuyo pronombre es, decidoramente, él, sin mayúscula- le dicta no sé qué buen color, una pequeña e incierta cosa humana de benignidad a escala nuestra. Este clima alcanza su perfección con la metáfora del hospitalario, conmovedora y tan precisa: es difícil que otro oficio humano sea tan expresivo de la intuición poética central: ¡Dios, un hospitalario que es bueno y triste! A partir de esta imagen, todos los nombres y atributos de Dios son posibles: a Dios puede dolerle mucho el corazón, como a cualquier enamorado no del todo correspondido. El pobre Dios ama tanto, sufre tanto, jamás sonríe… Y el hablante en primera persona, lejos de amarlo menos o menospreciarlo, por éste su antropomorfismo lo adora más, según la estrofa que sigue: Yo te consagro, Dios, porque amas tanto…

En estos versos de melancólica intensidad, lo que conmueve es el despojo del Dios Infinito, que cobra, en forma de pura y casi desamparada ternura, las dimensiones del hombre que lo siente, de su alma crepuscular, de la tarde, del mundo. Dios camina, Dios anochece, Dios mismo está un poco huérfano. Este contraste entre la inmensidad divina y la humildad doméstica de los sentimientos y actos que se le atribuyen, en imágenes simples e inapelables, es la tremenda fuerza del poema Dios. ¿Qué hay detrás de tal contraste, o incluso inversión. Ellos no serían posibles sin el misterio cristiano: la Encarnación divina, Dios incorporado al mundo pecador; los dolores del corazón de Cristo, ese enamorado doliente de la cruz. El mestizo sabe bien su catecismo. Pero la religiosidad indígena, con su sentido antropomórfico de lo sagrado, ha puesto también su parte fundamental en esta síntesis. Y aquel carácter humano que se proyecta en el Dios cristiano es justamente la afectividad del indio, su pesimismo, su sentido fatalista, su pena taciturna, su buen corazón…Por  Ignacio Valente http://www.letras.s5.com/vallejos4.htm

Mejor me gusta que comentemos Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: