SEXO Y AMOR ROBÓTICO (presente y futuro)

kazuhiko Nakamura El amor de los robots

POR Marco A. Almazán
Aunque nadie se ha preocupado de escribir sobre el tema, es evidente que los robots, como tantos seres animados que pueblan el mundo, están dotados de vida amorosa. Si no tuvieran vida amorosa –o sexual, si ustedes quieren, aun­que no sé para qué van a quererlo–, los robots no se multi­plicarían. Jamás se ha sabido de un robot que haya surgido de la nada.
Sentada la anterior premisa, veamos ahora algunos de los aspectos más interesantes de la vida sexual –o amorosa, si ustedes prefieren, aunque no veo por qué van a preferir­lo– de esos extraordinarios entes que son los robots:
La libido.– Los robots están dotados de libido, lo mis­mo que otros muchísimos seres vivientes. La libido de los robots, según las últimas investigaciones efectuadas al res­pecto, se puede situar en un punto equidistante entre los globos de percepción exterior (oculares) y la pantalla de traducción de imágenes en la masa positrónica (cerebro). A dicha libido, en el caso de los robots machos, la excitan la visión de las superficies pulimentadas y brillantes de los ro­bots hembras (robotas), así como el ronroneo de sus circui­tos interiores y el olor del lubricante que engrasa sus juntas de locomoción. La libido de las robotas no se excita tanto por la percepción de los fornidos tubos, tuercas y tornillos de los robots machos, sino más bien por los roces y frota­mientos que éstos les hacen, así como por los zumbidos que les resoplan muy cerca de los auriculares. Si por añadidura el robot le pasa la punta del instrumento prolongado y mó­vil que le sirve para la gustación y deglución (lengua) por el borde de los citados auriculares, la libido de la robota se dis­para hacia arriba y adelante.
El celo.– El robot es un mecanismo de celo perpetuo. No se rige por ciclos astronómicos o meteorológicos. En cualquier momento en que su libido reciba la suficiente excitación, entrará en celo y empezará su cortejo para pro­piciarse a la robot hembra (lo de robota siempre suena feo, así que lo eliminamos); al entrar en celo, el robot ma­cho emite una serie de sordos ronquidos, muy parecidos a los silbatos de las locomotoras diesel, lo cual ha motivado extrañas confusiones, como aquella en que un robo macho se lió a bofetadas con el tren de cuernavaca, creyendo que éste venía a disputarle su hembra.
El cortejo.– El cortejo prenupcial entre robots de diferente sexo es sumamente curioso (cuando ocurre entre ro­bots del mismo sexo no es cortejo ni es prenupcial, sino una simple aberración sólo permitida en inglaterra); mientras la robot hembra permanece estática, el robot macho despliega notable actividad: dilata sus planchas, hace funcionar cuan­tas luces posee, compone e interpreta con sus mecanismos raras melodías, eludiendo los programas científicos y la pro­paganda que lleva impresos en su memoria: exhibe los cono­cimientos adquiridos en su existencia (afirmación de la personalidad) y hasta compone epigramas satíricos contra el hombre (afirmación de la virilidad) todo esto mientras ro­dea una y otra vez a la robot hembra con movimientos cir­culares, envolviéndola en una lluvia de fichas perforadas que emite por las ranuras correspondientes. El cortejo cesa cuando la robot hembra le vuelve la espalda y le dispara una patada (rechazo) o bien cuando eyecta una sustancia aromá­tica cuyo origen aún se desconoce (aceptación).
Multiplicación.– Si la robot hembra acepta al macho, se pasa a la consumación del rito amoroso. Los dos robots, cogidos por la mano, acuden a la planta central de la cibernetic and electronic universal corporation (inc.), donde presentan un cheque con el importe de sus ahorros y encargan uno o varios robotcitos con una fórmula conjugada que lleve el cincuenta por ciento de los circuitos del padre y otro cincuenta por ciento de la madre. El sexo de los nue­vos robots se determina por computadora, a efecto de mantener y asegurar un sano equilibrio demográfico, o robográfico, si ustedes desean, aunque en realidad no alcanzo a vis­lumbrar para qué iban a desearlo.
Como dato adicional y pintoresco, mencionaremos que, hasta hace relativamente poco tiempo, la moda entre los ro­bots era la de hacer estos encargos a las fábricas de parís. En la actualidad ya no practican tal hábito, pues las nuevas generaciones de pequeños robots se muestran reacias a tragarse el cuento.
http://lacanciondelasirena.wordpress.com/2008/08/12/5/

En el año 2050 los seres humanos podremos “disfrutar” del sexo con robots de aspecto humano y a medida de nuestros gustos lo que nos llevará a desarrollar una experiencia similar al amor. Esta es una de las conclusiones alcanzadas en el ‘Primer Congreso sobre relaciones entre humanos y robots’. El autor de dicha predicción fue David Levy experto en inteligencia artificial y autor del libro “Love & Sex with Robots” que como no podía ser menos fue una de las estrellas de tan peculiar congreso. El científico aseguró que el desarrollo tecnológico permitirá desarrollar robots cada día más humanizados lo que haría factible las relaciones sentimentales con ellos. El ponente se atrevió incluso a vaticinar que en el año 2050 el estado norteamericano de Massachusetts será el primero en legalizar los matrimonios mixtos con robots. El autor de dichas afirmaciones ha llegado a estas conclusiones tras conjugar ciencias como la estadística, la psicología, la sexología o la sociología.

Por el contrario, el roboticista Ronald Arkin del Instituto de Tecnología de Georgia critica las opiniones de David Levy aunque reconoce que existen personas capaces de cualquier cosa, hasta de llegar a casarse con algún juguete sexual.

Mientras, en Japón, la empresa Sega Toys comercializará en septiembre un pequeño robot femenino de 38 centímetros de altura llamado EMA. Dicho robot de formas voluptuosas se venderá por unos 110€ y nace con la promesa de actuar como una verdadera novia. El nombre de EMA proviene de las siglas de Eternal Maiden Actualization (actualización de doncella eterna) y está pensada para hombres solitarios, es muy cariñosa y puede besar, cantar y bailar. Si le acerca la cara, la doncella eterna le captará con sus sensores de infrarrojos y su boca adoptara la posición adecuada para dar un beso Ver en http://www.agrusam.com/2008/06/sexo-y-amor-con-robots.html

Robot Love

2 Responses to SEXO Y AMOR ROBÓTICO (presente y futuro)

Mejor me gusta que comentemos Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: