No apto para selfies?

CC

http://blogs.elpais.com/paco-nadal/2014/09/10-lugares-a-los-que-no-deber%C3%ADas-asomarte.html

Por: Paco Nadal

En el borde del Preikestolen 2
Este verano estuve visitando uno de los lugares emblemáticos de Noruega: el Preikestolen, la roca del Púlpito. Un acantilado de 600 metros de pared vertical tallado por los glaciares en el Lysefjord, cerca de Stavanger. Es uno de los lugares más impactantes que conozco: las piernas te flaquean solo de pensar el patio que hay allá abajo. Algunos descerebrados, con tal de sacarse la foto más impactante, se la juegan poniéndose al lado del abismo.

El Preikestolen es de esos sitios no apto para corazones débiles. Pero no es el único. Aquí van otros nueve miradores adrenalínicos a los que asomarse es de masoquistas:

Skywalk

Grand Canyon Skywalk (EEUU)

Su propio nombre lo indica: un paseo por el cielo. Eso te crees que estás haciendo cuando caminas por esta curiosa pasarela de cristal suspendida en forma de arco sobre el Gran Cañón del Colorado. El patio que se abre abajo tiene 1.300 metros de caída libre. Suficientes para hacerte pupa.

 

Chamonix 2

Chamonix Skywalk (Francia)

Inspirado en la anterior (hasta el punto de que le han copiado el nombre) es este cubo de cristal instalado en la cabina superior del mítico teleférico de la Aiguille du Midi, a 3.842 metros de altitud, en el corazón de los Alpes franceses. Los cristales tienen 12 centímetros de espesor y pueden soportar vientos de hasta 220 kilómetros/hora. Lo cual no quita el miedo que pasas al dar el primer paso al interior de la cabina.

 

Dachstein

Puente colgante del glaciar Dachstein (Austria)

Los gestores del resort del glaciar Dachstein, en Schladming, pensaron que la mejor manera de atraer más visitantes era hacérselo pasar mal. Y construyeron un puente colgante de 100 metros de largo sobre el glaciar que no tiene nada que envidiar a los del Himalaya. Si al llegar al otro lado el corazón aún te palpita, puedes terminar el paseo en las “escaleras de la nada”: una escalinata metálica que acaba en una plataforma de cristal suspendida sobre el vacío.

 

Trolltunga

Trolltunga (Noruega)

Los fiordos noruegos están llenos de lugares no aptos para acrofóbicos. Muy cerca del Preikestolen aparece esta otra plataforma natural de granito que sobresale de manera casi imposible sobre el Sørfjroden. Además de adrenalínico, el Trolltunga es agotador: hay que caminar ocho horas (ida y vuelta) para asomarse a la plataforma. La ventaja es que apenas hay turistas.

 

Huayna Picchu

Huayna Picchu (Perú)

Es la montaña en forma de pico agudo que cierra el complejo de Machu Picchu. Los incas tallaron una estrecha y vertiginosa escalinata por la que ascendían a la cumbre para sus ceremonias. La misma por la que ahora suben cientos de turistas dispuestos a pasar un mal rato a cambio de disfrutar de una vista insuperable de las ruinas más famosas de América.

 

Tirolina Masphi

Bici-tirolina del bosque Masphi (Ecuador)

Es una extraña tirolina, instalada en la reserva ecológica Masphi, al noroeste de Quito, en la que en vez de cruzar enganchado con un mosquetón al cable, lo cruzas pedaleando en una bicicleta tándem que cuelga a 70 metros sobre las copas del bosque nuboso. Unos 220 metros de recorrido descargando pura adrenalina.

 

Cliffwalk

Cliffwalk Vancouver (Canadá)

Se trata de un recorrido tipo canoping, pero apto para todos los públicos, mediante una serie de pasarelas, puentes colgantes y escaleras fijadas al acantilado. Cuelga a 100 metros de altura sobre los bosques de la cuenca del río Capilano.

 

Piscona del Diablo

La piscina del Diablo (Zambia)

El río Zambeze se precipita a un abismo de 100 metros de altura en las cataratas Victoria, un soberbio tajo en la tierra que separa Zambia de Zimbabwe. La naturaleza quiso que en la parte zambiana quedara una poza de agua justo en el borde de la catarata que en época seca permite darse un baño asomado al atronador abismo. La gente compite a ver quién se hace la foto más extrema. A alguno le ha costado la vida.

 

Alpix

Mirador Alpspix (Alemania)

Dos grandes vigas de acero se cruzan sobre un vacío de mil metros para crear este mirador turístico en el valle de Höllental. Se localiza en Osterfelderkopf, a 2.080 metros de altura, y tiene acceso desde la estación superior del Osterfelderbahn.

Mejor me gusta que comentemos Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: