Martha Nussbaum: “La crisis de las humanidades es global”?

CC

Martha Nussbaum: “La crisis de las humanidades es global” 

Mar30
Macarena García.- Dice que estamos en medio de una crisis de alcance global y que no se trata de la crisis económica que comenzó en 2008, sino de una mucho más grave que avanza como un cáncer y puede ser tanto o más dañina: la crisis de la educación. Martha Nussbaum, filósofa norteamericana con doctorados honoríficos en más de 30 universidades, autora de una veintena de libros, y figura recurrida para intervenir debates públicos, está convencida de que el futuro será peligrosamente individualista si las políticas públicas en educación siguen la tendencia que llevan. En “Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades“, recientemente traducido al castellano por los argentinos Katz Editores, Nussbaum dice que hoy prima la idea de una educación rentable, capaz de dotar al estudiante de habilidades técnicas. Contra esa visión escribió este libro que describe como un manifiesto-ensayo, una apasionada obra breve que asegura que sin estudio de humanidades, las sociedades perderán su pensamiento crítico y la capacidad para comprender la injusticia.
Martha Nussbaum, profesora en la Universidad de Chicago, conocida por sus libros sobre ética, filosofía antigua y filosofía del derecho, se manifiesta sorprendida de que “Sin fines de lucro” cuente ya con 11 traducciones y sea tema en una apretada agenda de mesas redondas. Y es que el libro de Nussbaum cayó en medio de la coyuntura actual: amparados en las estrecheces de la crisis económica, numerosos gobiernos han anunciado recortes del financiamiento al arte y la cultura, entre ellos EE.UU., Inglaterra, Holanda y España.
-¿Es la crisis de las humanidades completamente global?
“Ciertamente es global. El único lugar donde las humanidades parecieran estar avanzando es en Corea”.
– Permítame un ejercicio: Si le pidieran reestructurar el currículo escolar reduciendo las horas dedicadas a Filosofía, Historia o Literatura, ¿cuál sacrificaría?, ¿cuál tiene menos prioridad?
“Tendría que estudiar el programa completo, claro. En Estados Unidos, no tenemos clases suficientes días en el año y los padres que trabajan frecuentemente se quejan de esto, por lo que una buena solución sería añadir días de clases o bien más horas a las mismas durante la jornada. También pensaría en soluciones creativas para abordar esas tres materias en forma conjunta (como Justicia Global, la Ilustración y su legado o algún otro tema parecido).”
-Los programas de fomento de la lectura suelen verse confrontados a la pregunta de si darle prioridad a la lectura de obras clásicas o ‘generar’ nuevos lectores seleccionando libros que ya sean populares entre los estudiantes. ¿Cómo afrontar el dilema?
“Creo que hay que hacer ambas cosas. Entre las obras clásicas creo que lo mejor es focalizarse en la tradición de cada nación y seleccionar los textos que sean relativamente accesibles (en literatura inglesa, por ejemplo, Shakespeare es muy accesible y Milton no). Pero uno debiera también ser capaz de seleccionar libros que problematicen la sociedad contemporánea. El hombre invisible, de Ralph Ellison (1914-1994), es no sólo una novela contemporánea de primera categoría, sino también un accesible trabajo sobre el racismo que todos los estadounidenses debieran leer.”
-Usted argumenta que el arte y la literatura sirven para contrarrestar la estigmatización de distintos grupos sociales al enseñar cosas reales sobre otras culturas. Pero históricamente han sido también formas de reproducir estereotipos. ¿Qué hacer, por ejemplo, con clásicos como “Corazón de las Tinieblas”, por sólo nombrar un clásico problemático?
“En realidad, yo digo que la historia nos ayuda a entender otras culturas. Lo que podemos sacar del arte y la literatura es una cultivación de la imaginación empática, la habilidad para ponerse en la posición del otro. Pero creo que siempre es necesario leer críticamente, preguntándonos qué es lo que uno piensa de los valores implícitos en el texto. Entender a las personas defectuosas es tan importante como entender a las buenas personas, porque al final vivimos en la tierra, no en el cielo”.
– Uno de los argumentos que sustentan la idea de hacer programas universitarios aplicados y profesionalmente orientados es que los estudiantes necesitan herramientas prácticas para hacerse valer en un entorno cada vez más competitivo. En este argumento, la educación en humanidades es un tema del pasado, también por el elitismo que conlleva. ¿Qué hacer contra la evidencia de que las compañías buscan cada vez más profesionales específicamente preparados, o contra la idea de que la educación es una inversión?
“Los estudiantes debieran tener una educación general y una particular. Hay materias que los preparan para ser ciudadanos y para la vida, y otras materias que los preparan para su carrera. Con un programa de cuatro años ambos propósitos pueden ser cumplidos, y el problema viene cuando se imponen los programas de tres años. Pero las compañías, más y más, están buscando personas con imaginación y habilidades críticas: la economía está cambiando constantemente y la creatividad se ha convertido en esencial. China y Singapur, por ejemplo, dos países conocidos por estar enfocados en la educación orientada al negocio, han reestructurado la educación escolar poniendo más humanidades para promover la innovación”.

Mejor me gusta que comentemos Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: