ETIMOLOGÍA DE PENE Y OTRA

agosto 22, 2013

La palabra pene deriva del latín penis, cuyo significado original consideraban los romanos que era “rabo”, y que servía como nombre genérico que englobaba los dos que poseen los animales machos, con preferencia por el posterior, en especial a propósito de los bueyes y caballos.
Los hombres piensan en el pene y también con él, una metáfora que se hizo realidad cuando se diseccionó la primera cabeza y se descubrió que tenían un pene en el cerebro: el llamado tercer ojo, glándula pineal o, técnicamente, epífisis, que en muchas culturas se considera la sede del alma. Pero también lo tienen las mujeres en su mente, así como entre las piernas, como bien sabían los antiguos, que hablaban del penis muliebris
De manera que de penis surgió el diminutivo peniculus, con el significado de “colita”, o más bien, “cepillo, escobilla”, y que por supuesto también servía como juego de palabras con “micropene”. A su vez, esta palabra produjo su propio diminutivo, penicillum, “brocha”, que en puridad no es sino una escobilla que sirve para decorar con primor las paredes y luego los lienzos, y que por tal razón solía elaborarse a partir de suaves crines en vez de burda pelambrera de rabo. El penicillum se corrompió en el latín vulgar como penicellum, que derivó en el francés peincel > pincel, del cual provienen el homónimo español y el inglés pencil. Pero el término original fue rescatado por la ciencia para denominar un hongo con un largo filamento piloso: el penicillium notatum, del cual se consigue la penicilina, que ya ven que etimológicamente significa “extracto de pene”
El equivalente griego de pesnis no es el falo, que hace referencia al pene enhiesto y poderoso, sino el vacilante peos, que se presume derivado de pehos < pesos. De él proceden una serie de neologismos que seguramente no han oído en su vida, pero que les invito a memorizar: peotomía, que es una variante de penectomía, “amputación del pene”; peodeictofilia, cuya definición técnica es “afición por mostrar el pene a extraños”, sea para provocarles sorpresa, miedo o risa, lo que se conoce por exhibicionismo; o la peotilomanía, que no es más que la costumbre de tocarse los huevos, o dicho de manera científica, “tic nervioso que consiste en tocarse el pene constantemente, pero sin intención de masturbarse”…. Existen neologismos:
postectomía, “corte del prepucio”, que no es sino la circuncisión o la operación de fimosis, postitis, “inflamación del prepucio”, y apostia, “falta congénita de prepucio”. A su vez, prepucio viene del latín praeputium, cuyo origen no está claro. Para unos sería un compuesto de la preposición latina prae “delante de” y del griego posthion con el sentido de “pene”, deformado en praepottium > praeputium por influjo de putus, “muchacho”, palabra que ya vimos al hablar de las putas; de manera que el prepucio sería lo que está delante del pene, es decir, el akroposthion griego. Sin embargo, otros derivan putium del verbo putare, “pensar”, pero cuyo significado original era “cortar, limpiar”; así que praeputium significaría “antes de la limpieza [del pene]”, tanto ritual como médica, que era lo que se pretendía al cortar el prepucio. Mientras que otros, finalmente, derivan putium de otra raíz indoeuropea paut-, que significa “pene”, pero también “vulva” y “ano”… pero esa raíz (PS: pissar) no fructificó por considerarse obscena y demasiado explícita, y se sustituyó por el más disimulado hacer pis. Pero se conservó la pissa, el instrumento que sirve para tal fin, que en algunas regiones evolucionó a pixa > pija, y en otras a pisha > picha.
El plural de penis es penes, que en la falocracia romana, cuya sociedad se basaba en el poder omnímodo del pater familias, también funcionaba como preposición con el sentido paternalista y aun machista de “en poder de, en manos de, perteneciente a”. Pero en realidad estamos ante una confusión de palabras homónimas, puesto que este penes no procedía de los penes, sino de los padres, a través de una raíz pa- o pe- que significaría “proteger, dominar”, y también “alimentar, sostener”. Los padres acogían en su casa a sus hijos, esposa y nueras, a fin de darles protección y sustento, al tiempo que afianzar su dominio sobre ellos. De ahí que naciera el sustantivo penus con el sentido de “víveres, provisiones”, que como solían guardarse en una despensa situada en un lugar recóndito de la vivienda, pasó a adquirir el sentido de “interior de la casa”, y por extensión, el hogar e incluso la patria, y todos cuantos en ella moraban. Así, la protección y bienestar del hogar y la familia, incluido el pater familias, se encomendaba a los Penates, los dioses del penus, a quienes se consagraba un santuario situado en la parte más profunda de éste. De igual manera, de penus nació también el adverbio penitus, “muy adentro, profundamente”. En latín, los adverbios de lugar suelen diferenciar entre el sufijo -itus, que da un sentido estático, y -tro o -tra, que indica movimiento: por ejemplo, junto a intus, “en el interior”, tenemos intro, “al interior”, del cual nació intrare “entrar, ir o llevar al interior”; y del mismo modo, junto a penitus, “en lo profundo”, habría existido un supuesto penitro o penitra “hasta lo profundo”, que habría dado lugar a penitrare o penetrare > penetrar, “internarse profundamente”. En un principio, penetrar hacía referencia a llegar al interior de un espacio o a través de cualquier entrada, por muy ancha que ésta fuese. Pero al llegar a las profundidades de la tierra o de un cuerpo la materia es más densa, las paredes se comprimen, y el objeto penetrante necesita una forma afilada y un gran impulso para seguir avanzando: de ahí que el significado se ampliara a introducirse por un conducto estrecho e incluso microscópico, como los poros de un tejido o piel. Sentimos cómo penetra el calor en nuestra piel, y en nuestra mente el deseo de sentir la penetración hasta que llegue al penetralis, “lo íntimo, profundo”, de donde vienen los penetrales, la parte más recóndita de una casa, y por extensión, del corazón o de otro rincón del cuerpo, y luego de cualquier cosa. Y en última instancia ambas pieles en contacto podrán compenetrarse, porque aunque una no penetre en la otra sí lo harán el sudor y demás fluidos, que fluirán por los poros hasta influirse mutuamente, y poder adoptar así la misma postura
Leer todo en http://depalabra.wordpress.com/2007/04/03/pene/
Sandra Ramos ha trabajado en un artículo [Habis 36 (2005), 407-421] sobre el origen etimológico de los “testiculi”, y más en concreto sobre su uso erótico-jocoso en el “Testamentum Porcelli” (anónimo del s. IV d.C.). En dicho texto el lechón lega al cocinero-matarife su POPIA et PISTILLVM (=”cucharón” y “maza o majadero del mortero”), que, siguiendo con el tono cómico del testamento, se refiere a sus “testículos y su pene”, en la misma línea del “Testamentum domini asini” del s. XIII donde el asno lega a las viudas su “priapum… una cum testiculis”.
>>El nombre más antiguo para designar los testículos en latín es quizá “colei”, relacionado con “culeus” (“odre”). “Testes”, plural de “testis”=“testigo”, ejemplifica la tendencia a personificar el órgano masculino o sus partes (cf. gr. parastátee”, propiamente, “asistente”, “compañero de armas”). La formación de “testis” era explicada por los propios romanos como “qui tertius stat”, es decir, el que asistía en un litigio como un tercer elemento entre dos en discordia. El origen sería pues *ter-st-is (cf. E. Pingarrón, “Étimos latinos”, p. 255).
Según Antonio D. Tursi (http://www.salvador.edu.ar/ua1-4-iusro.htm) el “testigo” (“testis”) era alguien de conocimiento por al menos una de las partes. La etimología que acerca “testis” a testiculi “testículos” no puede sostenerse y solo aparecen los dos términos vinculados en Plauto, comediógrafo del siglo III-II a.C., que hace un juego de palabras con sus sonidos parecidos.
>El derivado “testiculus”, diminutivo para Adams, sin valor diminutivo para André, está especializado en sentido anatómico, por lo que aparece especialmente en la prosa científica.
>>Otras denominaciones para esta parte del cuerpo son: “nefrendes, nefrones, nebrundines” (por la semejanza en forma y por su pareja con los riñones); “proles”, eufemismo según ARNOB. nat. 7, 24; “polimina”, que Arnobio cita en el mismo pasaje que el anterior, se aplicaba estrictamente a los testículos del cerdo (cf. et PAVL.FEST. p. 267.9: “pulimenta testiculi porcorum dicuntur”), de etimología no muy clara, pero se relaciona con “pol(l)ire” (“jugar a la pelota”), o bien con gr. “pálla” (“pelota”), gr. “pálloo” y quizá “pello”.
>>Adams cita un grupo de términos para referirse al órgano sexual masculino relacionados con “tools, implements, vessels” . Entre ellos menciona “uas” (lit. “recipiente, vasija” con dos asas) referido a los testículos en PLAVT. Poen. 863. Es muy posible, pues, que el “POPIA” del “Testamentum porcelli” esté en esta línea de utensilios o recipientes culinarios que se refieren por su semejanza a los órganos sexuales.
>Chistosa la historia, pero según entiendo la palabra “testigo” viene del antiguo ibero “testiguar”, el cual viene del latín “testificare”, y “testificare” está compuesto de “testis” (testigo) y “facere” (hacer). No sé porqué el ibero no tomó “testigo” directamente de “testis”. Por otro lado, “testículo” viene de “testiculus” compuesto de “testis” (testigo) y el sufijo “-culus” que es usado para el diminutivo. Así que los “testículos” son los “pequeños testigos
http://boards4.melodysoft.com/app?ID=srmplinio&msg=24&DOC=61
Nota: ahora hay un “pérfume” llamado vulva. Leer en http://www.eldivanrojo.com/2008/03/el-olor-de-la-vulva-ahora-en-locin.html
http://javimoya.com/blog/2006/04/27/curiosidades-cientificas-y-alguna-etimologica/
http://es.wikipedia.org/wiki/Lenguaje_soez_en_lat%C3%ADn

La última vez que estuve dentro de una mujer fue cuando visité la estatua de la Libertad. Woody Allen. Es probable que ningún cómico, salvo Groucho, haya sido tan citado como Woody Allen. Graham McCann


SAUDADE

agosto 21, 2013

Saudade del latín solitas, soledad, es un vocablo portugués empleado también en la lengua gallega, que describe un profundo sentimiento de melancolía producto del recuerdo de una alegría ausente, y que se emplea para expresar una mezcla de sentimientos de amor, de pérdida, de distancia, de soledad, de vacío y de necesidad. Como emoción, sentimiento o pensamiento, se trata de una voz que manifiesta la esencia de la vida, la tristeza y la alegría, el pasado (recuerdos), el presente y el futuro en un instante simultáneo. Saudade es la sensación que permanece cuando aquello que una vez se tuvo, material o inmaterial, que en su momento permitía disfrutar alegría y euforia se ha perdido y se extraña y el hecho de recordarlo, tenerlo de nuevo o pensarlo, produce una sensación de volver a la vida.
El término, de extensa y ambigua definición, ha sido considerado uno de los más difíciles de traducir, y es uno de los conceptos clave de la lengua y la cultura portuguesas. La saudade ha sido una palabra definitoria de dos culturas: la portuguesa y la brasileña. Saudade es la raiz, la emoción predominante tras el fado, la samba y la bossa nova brasileña.
La saudade, como sustancia y palabra, siempre ha estado explícita en el dinamismo cultural. Para ejemplificar su importancia, se puede mencionar el movimiento literario-espiritual, a principios del siglo XX en Portugal, conocido como Saudosismo y promovido especialmente por el escritor Teixeira de Pascoaes. Su gestación y fundamento se dio a través de la saudade y, hasta el día de hoy, mantiene una influencia significativa en la cultura de aquellos países. Dentro de los nombres que formaron parte de esta escuela se encuentra Fernando Pessoa.
http://es.wikipedia.org/wiki/Saudade


USO DE DOS PALABRAS: PUTATIVO Y PUTA (Anexo: “quiero ser puta”)

julio 21, 2013

http://www.um.es/tonosdigital/znum5/monotonos/ADDENDAORTIN.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Puta_(mitolog%C3%ADa)

Hijo putativo

En entrevista, una famosa cantante, hoy separada, declaraba muy ufana que sus hijas, por haber nacido de legítimo matrimonio canónico, no eran putativas, queriendo decir ‘hijas de puta’. Todos entienden lo que quiso decir la cantante con la palabra putativa. Pero, sólo muy pocos sabrán que es mayúsculo disparate el emplear putativa como sinónimo de ‘hija de puta’.
Achacable todo a ignorancia supina del español y del latín.
De los 17 términos con raíz put-, que registra el Diccionario académico, 16 son derivados de la voz puta, de origen incierto. El único procedente del latín es precisamente putativo, que proviene del verbo putare ‘pensar’; de ahí que se defina: “Reputado o tenido por padre, hermano, hijo, sin serlo”. No hay en español más herederos de putare, pero sí de sus compuestos; así, reputar, disputar o computar (como el inglés computer, de donde computadora).
El cultismo hijo putativo se aplicó, desde antiguo, a Jesús de Nazaret, ya que se tenía por hijo de José, no siéndolo, como S. José es el padre putativo de Jesús. Se cree que el familiar Pepe se originó de las siglas P.P., “Pater Putativus”.
Está claro que hijo putativo no implica deshonra alguna, sino que manifiesta una opinión general aparentemente fundada. Así, los hijos adoptivos, cuya condición se mantenga secreta, se podrán denominar hijos putativos de sus padres adoptivos, en tanto no llegue a ser pública esa situación. El llamar a Jesús y a José putativos, en el sentido plebeyo del vocablo, relacionado con puta, sería atroz injuria para ambos y mayor aún para María. ¡Y todavía habrá quien diga para qué sirve el latín

Uso equivocado de la palabra puta

A veces me siento Puta, otras Diosa, y la mayoría de las veces coinciden. ¿Por qué la gente piensa que llamarle Puta a una mujer es insultarle?
El vocablo puta, con el sentido de prostituta, tiene su origen en las sacerdotisas de la Diosa romana Puta, que presidía la poda de los árboles = putare.
Dado que el mismo día que se podaban los árboles, con cuyas ramas eran azotadas mujeres como ceremonia sagrada de solicitud de embarazo, las sacerdortisas finalmente terminaban ejerciendo la prostitución sagrada en su honor, el nombre de la Diosa Puta, pasó a denominar a la mujer que ejercía la prostitución.
También pueden llamarme: concubina, furcia, golfa, pendejo, pendón, prostituta, puta, ramera, zorra… Que yo quedaré encantada.
Para mi, ser puta es un milagro divino
http://blogs.periodistadigital.com/btbf/trackback.php/51238
http://blogs.periodistadigital.com/sodomaypedorra.php/2006/10/29/title_1135
http://www.revistanumero.com/7malapa.htm

 

ANEXO. QUIERO SER PUTA

Autora. Gemma Lienas El título de este libro quiere ser una provocación para aquellas personas que están a favor de legalizar la prostitución como un empleo. Quiero ser puta explica que dignificar la «profesión» más vieja del mundo dignifica a los proxenetas y a los compradores de sexo, pero no a las prostitutas.
La autora argumenta por qué la compra de sexo es una actividad incompatible con los Derechos Humanos y terriblemente injusta para las personas más desfavorecidas. Aporta datos, explica las diferentes maneras de abordar el problema en el mundo y qué resultados han dado y trata de buscar soluciones alternativas.
Incisiva y mordaz, persuasiva como nadie en el combate dialéctico, única para combinar argumentos y ejemplos, historias reales e imaginadas, insuperable para convencer sin aburrir, Gemma Lienas, que ya nos sorprendió con sus opiniones sobre el mundo en Rebeldes, ni putas ni sumisas, nos vuelve a asombrar con un enfoque lúcido y lúdico de un tema de rabiosísima actualidad, que está en la calle
http://www.nodo50.org/mujeresred/spip.php?article726

Quiero ser una puta estrella
http://quieroserunaputaestrella.blogspot.com/
Educación en valores:
“Quiero ser puto” Manu
http://insolito.cacharreria.net/?p=175
“¿Y por qué no, profe? Yo quiero ser puta”.
http://www.albertonoguera.com/2006/11/yo-quiero-ser-puta.html
Quiero ser la más puta.¡Shhhhh! http://rincondesaldo.blogspot.com/2007/10/quiero-ser-la-ms-puta.html
Nota: ¿por qué no hacer como en Suecia? Multar a quien va por los servicios de la prostitución


EL OTRO SEXO ORAL

febrero 6, 2013

cc

 

a roma con amor

Conversaciones entre las sábanas: Decálogo del ‘otro’ sexo oral

El oído es una zona altamente erógena. La habilidad oratoria en la cama puede hacer mucho más excitantes las relaciones sexuales.

http://smoda.elpais.com/articulos/conversaciones-entre-las-sabanas-decalogo-del-otro-sexo-oral/3039

 

http://elpais.com/hemeroteca/el-pais-semanal/portadas/

¿Hablar o quedarse callado? Adictos al otro sexo oral

http://www.ronniearias.com/nacio-de-mi/compendio-boludeces/adictos-al-otro-sexo-oral_22178.html

 

http://www.silviaolmedo.tv/articulos/display.php?story_id=830

 

 


Noam Chomsky uno de los grandes de la época actual

enero 4, 2013

CC

Noam Comsky uno de los grandes del siglo XX

Es profesor emérito de Lingüística en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y una de las figuras más destacadas de la lingüística del siglo XX, gracias a sus trabajos en teoría lingüística y ciencia cognitiva. Es, asimismo, reconocido por su activismo político, caracterizado por una fuerte crítica del capitalismo contemporáneo y de la política exterior de los Estados Unidos. Se ha definido políticamente a sí mismo como un anarquista4 5 o socialista libertario.6 Ha sido señalado por el New York Times como “el más importante de los pensadores contemporáneos” http://es.wikipedia.org/wiki/Noam_Chomsky


¿PARA QUÉ SIRVE LA LENGUA?

agosto 14, 2012


Cómo se dice en griego o en latín?

mayo 6, 2012

CC