Hay tecnología después de lo automático y el arte?

septiembre 3, 2014

CC

Automattic, ¿hay vida después de la tecnología?

Vivimos en la era de la tecnología, es imposible existir al margen de ella. Hoy todo pasa por un ordenador, un móvil o un ipad

La actriz Adriana Ugarte, retratada por Jordi Socías.

La verás condenada al éxito

Puede que la fama llegue a inundarla, pero Adriana Ugarte no será de esas actrices que flotan porque están vacías

Los anónimos del fotoperiodismo

El festival Visa pour l’Image reflexiona sobre el reporterismo aficionado, en Perpiñán

El ‘whatsapp’ que hace arte

La artista Miranda July desarrolla una aplicación que involucra a desconocidos en la comunicación entre amigos

 

Tomado de El País


Si hiciera cosquillas el roce del amor ¿Decidir casarse? Robot: Salvador Davot

abril 2, 2014

CC

 

Dylan Thomas

Si me hiciera cosquillas el roce del amor
si una niña tramposa me robara a su lado
y horadase sus pajas rompiendo mi vendado corazón,
si ese rojo escozor pudiera dar a luz
la risa en mis pulmones como pare el ganado,
no temería yo a la manzana ni al diluvio
ni a la sangre maligna de la primavera.
¿Qué será, macho o hembra? se preguntan las células
y como un fuego arrojan desde la carne la ciruela.
Si me hiciera cosquillas la cabellera incubadora,
el hueso alado que crece en los talones,
la comezón del hombre sobre el muslo del niño,
no temería al hacha ni a las horcas
ni a la varas cruzadas de la guerra.
¿Qué será, macho o hembra? se preguntan los dedos
que llenan las paredes de niñas inmaduras
con sus hombres dibujados a tiza.
Si me hiciera cosquillas la avidez del granuja
que insufla su calor al nervio en carne viva
no temería al diablo sobre el lomo
ni a la tumba veraz.
Si me hiciera cosquillas el roce de los amantes
que no borra ni las patas de gallo ni la risa sin dientes
sobre magras quijadas en la vejez enferma,
el tiempo y las ladillas y el burdel de amoríos
me dejaría frío como manteca para moscas,
las espumas del mar bien podrían ahogarme
cuando rompen y mueren al pie de los amantes.
La mitad de este mundo es del demonio, la otra mitad es mía,
bobo por esa droga fumada en una niña
y enredado en el brote que bifurca su ojo.
La tibia del anciano y mi hueso tienen la misma médula
y todos los arenques huelen dentro del mar,
yo me siento y contemplo bajo mi uña al gusano
que corroe lo vivo.
Y éste es el roce, único roce que hormiguea.
El mono contrahecho que se hamaca a lo largo de su sexo
desde las húmedas tinieblas del amor y el tirón de la nodriza
no puede hacer surgir la medianoche de una risa entre dientes,
ni del momento en que encuentra una belleza entre los pechos
de la amante, la madre, los amantes o toda su estatura
en la punzante oscuridad.
¿Y qué es el roce? ¿La pluma de la muerte sobre el nervio?
¿es tu boca, amor mío? ¿El abrojo en el beso?
¿Mi payaso de Cristo nacido sobre el árbol entre espinas?
Las palabras de la muerte son más secas aún que su mismo cadáver
y mis heridas llenas de palabras tienen las huellas de tu pelo.
Me haría cosquillas el roce del amor, pues bien:
hombre, sé mi metáfora.
Versión de Elizabeth Azcona Cranwell
http://www.poemasde.net/si-me-hiciera-cosquillas-el-roce-del-amor-dylan-thomas/

 

Encuesta hecha a niños y niñas.
Hay que buscar a alguien al que le gusten las mismas cosas que a ti. Si te gusta ver el fútbol, también tiene que gustarle a ella que a ti te guste el fútbol y así traerte patatas fritas y cerveza. Alfredo, 10 años (qué razón tienes)

Uno no decide por sí mismo con quién casarse. Dios lo decide por ti mucho tiempo antes, y cuando te toque a ti, ya te enterarás.
Cristina, 10 años (tienes parte de razón)

¿CUÁL ES LA MEJOR EDAD PARA CASARSE?

La mejor edad son los 23, porque así conoces a tu marido por lo menos desde hace 10 años.
Camila, 10 años

No existe “la mejor edad“ para casarse. Hace falta ser verdaderamente estúpido como para querer casarse. Fernando, 6 años (seguramente ya ha tenido malas experiencias…)

¿QUÉ TIENEN TUS PADRES EN COMÚN?
Que no quieren tener más hijos. Ana, 8 años

¿QUÉ HACE LA GENTE EN UNA CITA?

Las citas están para divertirse, y la gente debería aprovechar la ocasión para conocerse mejor. Incluso los chicos tienen cosas interesantes que decir si se les escucha lo suficiente.
Luisa, 8 años

En la primera cita se cuentan mentiras interesantes,
para así conseguir una segunda cita.
Martín, 10 años. (sin comentarios)

¿QUÉ HARÍAS SI FRACASASES EN TU PRIMERA CITA?

Me iría a casa y haría como si estuviera muerto. Entonces, llamaría a los periódicos y haría publicar mi esquela. Carlos, 9 años

¿CUÁNDO SE PUEDE DAR EL PRIMER BESO?
Cuando el hombre es rico. Pamela, 7 años
Cuando besas a una mujer, tienes que casarte y tener hijos con ella. Así es la vida.
Enrique, 8 años (lamentablemente es así, Enrique)

¿ES MEJOR ESTAR CASADO O SOLTERO?
Para las chicas es mejor quedarse solteras. Pero los chicos necesitan a alguien que limpie….
Anita, 9 años

¿QUÉ HAY QUE HACER PARA QUE EL MATRIMONIO SEA UN ÉXITO?
Hay que decirle a la mujer que es guapa, Aunque parezca un camión.
Ricardo, 10 años


MÚSICA VARIADA

febrero 26, 2014

C


PRESENTACIÓN OFICIAL TELEPHONE

febrero 3, 2014

Beyoncé y Lady Gaga en phone

LADY GAGA AL TELÉFONO

http://www.si.clarin.com/2010/03/14/artistas/02159293.html


ROBOTS

enero 25, 2014

http://www.tu.tv/videos/history-channel-robot-soldiers-of-fut


SEXO Y AMOR ROBÓTICO (presente y futuro)

noviembre 21, 2013

kazuhiko Nakamura El amor de los robots

POR Marco A. Almazán
Aunque nadie se ha preocupado de escribir sobre el tema, es evidente que los robots, como tantos seres animados que pueblan el mundo, están dotados de vida amorosa. Si no tuvieran vida amorosa –o sexual, si ustedes quieren, aun­que no sé para qué van a quererlo–, los robots no se multi­plicarían. Jamás se ha sabido de un robot que haya surgido de la nada.
Sentada la anterior premisa, veamos ahora algunos de los aspectos más interesantes de la vida sexual –o amorosa, si ustedes prefieren, aunque no veo por qué van a preferir­lo– de esos extraordinarios entes que son los robots:
La libido.– Los robots están dotados de libido, lo mis­mo que otros muchísimos seres vivientes. La libido de los robots, según las últimas investigaciones efectuadas al res­pecto, se puede situar en un punto equidistante entre los globos de percepción exterior (oculares) y la pantalla de traducción de imágenes en la masa positrónica (cerebro). A dicha libido, en el caso de los robots machos, la excitan la visión de las superficies pulimentadas y brillantes de los ro­bots hembras (robotas), así como el ronroneo de sus circui­tos interiores y el olor del lubricante que engrasa sus juntas de locomoción. La libido de las robotas no se excita tanto por la percepción de los fornidos tubos, tuercas y tornillos de los robots machos, sino más bien por los roces y frota­mientos que éstos les hacen, así como por los zumbidos que les resoplan muy cerca de los auriculares. Si por añadidura el robot le pasa la punta del instrumento prolongado y mó­vil que le sirve para la gustación y deglución (lengua) por el borde de los citados auriculares, la libido de la robota se dis­para hacia arriba y adelante.
El celo.– El robot es un mecanismo de celo perpetuo. No se rige por ciclos astronómicos o meteorológicos. En cualquier momento en que su libido reciba la suficiente excitación, entrará en celo y empezará su cortejo para pro­piciarse a la robot hembra (lo de robota siempre suena feo, así que lo eliminamos); al entrar en celo, el robot ma­cho emite una serie de sordos ronquidos, muy parecidos a los silbatos de las locomotoras diesel, lo cual ha motivado extrañas confusiones, como aquella en que un robo macho se lió a bofetadas con el tren de cuernavaca, creyendo que éste venía a disputarle su hembra.
El cortejo.– El cortejo prenupcial entre robots de diferente sexo es sumamente curioso (cuando ocurre entre ro­bots del mismo sexo no es cortejo ni es prenupcial, sino una simple aberración sólo permitida en inglaterra); mientras la robot hembra permanece estática, el robot macho despliega notable actividad: dilata sus planchas, hace funcionar cuan­tas luces posee, compone e interpreta con sus mecanismos raras melodías, eludiendo los programas científicos y la pro­paganda que lleva impresos en su memoria: exhibe los cono­cimientos adquiridos en su existencia (afirmación de la personalidad) y hasta compone epigramas satíricos contra el hombre (afirmación de la virilidad) todo esto mientras ro­dea una y otra vez a la robot hembra con movimientos cir­culares, envolviéndola en una lluvia de fichas perforadas que emite por las ranuras correspondientes. El cortejo cesa cuando la robot hembra le vuelve la espalda y le dispara una patada (rechazo) o bien cuando eyecta una sustancia aromá­tica cuyo origen aún se desconoce (aceptación).
Multiplicación.– Si la robot hembra acepta al macho, se pasa a la consumación del rito amoroso. Los dos robots, cogidos por la mano, acuden a la planta central de la cibernetic and electronic universal corporation (inc.), donde presentan un cheque con el importe de sus ahorros y encargan uno o varios robotcitos con una fórmula conjugada que lleve el cincuenta por ciento de los circuitos del padre y otro cincuenta por ciento de la madre. El sexo de los nue­vos robots se determina por computadora, a efecto de mantener y asegurar un sano equilibrio demográfico, o robográfico, si ustedes desean, aunque en realidad no alcanzo a vis­lumbrar para qué iban a desearlo.
Como dato adicional y pintoresco, mencionaremos que, hasta hace relativamente poco tiempo, la moda entre los ro­bots era la de hacer estos encargos a las fábricas de parís. En la actualidad ya no practican tal hábito, pues las nuevas generaciones de pequeños robots se muestran reacias a tragarse el cuento.
http://lacanciondelasirena.wordpress.com/2008/08/12/5/

En el año 2050 los seres humanos podremos “disfrutar” del sexo con robots de aspecto humano y a medida de nuestros gustos lo que nos llevará a desarrollar una experiencia similar al amor. Esta es una de las conclusiones alcanzadas en el ‘Primer Congreso sobre relaciones entre humanos y robots’. El autor de dicha predicción fue David Levy experto en inteligencia artificial y autor del libro “Love & Sex with Robots” que como no podía ser menos fue una de las estrellas de tan peculiar congreso. El científico aseguró que el desarrollo tecnológico permitirá desarrollar robots cada día más humanizados lo que haría factible las relaciones sentimentales con ellos. El ponente se atrevió incluso a vaticinar que en el año 2050 el estado norteamericano de Massachusetts será el primero en legalizar los matrimonios mixtos con robots. El autor de dichas afirmaciones ha llegado a estas conclusiones tras conjugar ciencias como la estadística, la psicología, la sexología o la sociología.

Por el contrario, el roboticista Ronald Arkin del Instituto de Tecnología de Georgia critica las opiniones de David Levy aunque reconoce que existen personas capaces de cualquier cosa, hasta de llegar a casarse con algún juguete sexual.

Mientras, en Japón, la empresa Sega Toys comercializará en septiembre un pequeño robot femenino de 38 centímetros de altura llamado EMA. Dicho robot de formas voluptuosas se venderá por unos 110€ y nace con la promesa de actuar como una verdadera novia. El nombre de EMA proviene de las siglas de Eternal Maiden Actualization (actualización de doncella eterna) y está pensada para hombres solitarios, es muy cariñosa y puede besar, cantar y bailar. Si le acerca la cara, la doncella eterna le captará con sus sensores de infrarrojos y su boca adoptara la posición adecuada para dar un beso Ver en http://www.agrusam.com/2008/06/sexo-y-amor-con-robots.html

Robot Love


Rex: inicio del ser humano biónico

febrero 6, 2013

CC

'Rex' es el primer modelo de humanoide o de hombre biónico, con órganos y extremidades en total funcionamiento. AFP