Asmodeo (rey-demonio de la lujuria)

octubre 31, 2013

CC

http://luisftenorio.wordpress.com/2009/07/06/los-demonios-5-los-nombres-del-rey-del-infierno-iii/

Los demonios (5): Los nombres del rey del infierno (III)

Asmodeo

Este demonio aparece en el católico Libro de Tobías y no es cualquiera: gobierna los nueve infiernos, un verdadero emperador. En otras versiones es uno de los cuatro reyes infernales. Y en uno de los giros más curiosos en la imaginería infernal, John Weyer dice que es el croupier en la mesa de baccarat del infierno. Su nombre significa “demonio de la ira”, aunque la demonología judeocristiana lo tiene siempre como el demonio de la lujuria (algunos han querido ver ideas freudianas en esa doble condición de ira/sexo).

La presentación de Asmodeo es ambivalente. A veces es alegremente escandaloso, un tipo divertido, siempre dispuesto a una buena orgía o por lo menos a llevarse a la cama lo que le guste (una razón buenísima para que la iglesia odie el bisexualismo). Siendo una especie de duende sexual, protagoniza la leyenda más cómica de la demonología: como está enamorado de Sara asesina a nueve de sus maridos la noche de bodas antes de consumar el matrimonio. Tobías, el décimo, aconsejado por el arcángel Rafael, quema el corazón y el hígado de un pez y los vapores disgustaron tanto a Asmodeo que se fue hasta Egipto… donde Rafael lo estaba esperando para encadenarlo.

En otra leyenda más tenebrosa, cuando empezó a alcanzar su estatus de supremo jefe, Salomón lo invocó para ayudar a construir el Templo y el diablo, presa de los hechizos del rey (figura mayor de la demonología, no sólo un personaje bíblico) cumplió, pero le anunció que su reino sería dividido.


Del diablo, satán, demonios (y otros seres en las culturas). Él tiene más religiones que vidas un gato. Hechiceras y brujas

octubre 31, 2013

CC

EL DIABLO Y SUS SÍMBOLOS

“Entretanto, Satán, el enemigo de Dios y el Hombre, llena su mente de ambiciosas imaginaciones, extiende su raudo vuelo y explora el solitario camino que conduce a las puertas del infierno. Toma unas veces la derecha, otras la opuesta mano; ya se desliza con iguales alas por la superficie del abismo, ya se eleva cual torre aérea hacia la ardiente concavidad del firmamento.”
JOHN MILTON. El paraíso perdido.
EL ORIGEN DEL DIABLO. Especialistas, teólogos y demonólogos discuten el origen del diablo: unos dicen que se remonta a las religiones animistas del siglo X a.C. en Medio Oriente; otros creen que en el siglo VI a.C., refiriéndose a Zoroastro —Zaratustra—, profeta y reformador religioso que acabó con los dioses buenos y malos de Persia. Éste creó a un dios supremo llamado Ahura Mazda, en contraposición a Ahriman, fuerza maléfica representada por una serpiente que encabezaba un ejército de demonios. Mazda y Ahriman eran irreconciliables, una distinción muy clara ente el bien y el mal, y dio al ser humano la libertad de elegir entre uno u otro. Los esenios, secta judía que floreció en el siglo II a.C., autores de los Manuscritos del Mar Muerto, introdujeron el concepto del mal dentro del judaísmo, que en un principio no tenía ninguna figura que se pareciera al diablo, sino que las desgracias que azotaban a los humanos eran castigos divinos porque Sathan atormentaba a los justos acusándolos y sometiéndolos a distintas pruebas, ya que era su misión confiada por Dios, como en El libro de Job. Más tarde en El libro de Zacarías cambió de actitud y se volvió independiente, dedicándose a martirizar a los justos por mero gusto personal. Finalmente, en El libro de la sabiduría escrito en el siglo I a.C., se volvió tan malo que precipitó la caída del hombre y la suya propia. Se fusionaron así Ahriman el persa y con Sathan el judío. El ángel del mal y sus seguidores los ángeles caídos se arrojaron sobre la tierra como estrellas brillantes. Así nació otro nombre del diablo: Lucifer, quien trae la luz. Ver más en http://noemagico.blogia.com/2007/101401-el-diablo-y-sus-simbolos.php

LOS DEMONIOS. En el pensamiento griego los demonios son seres divinos o semejantes a los dioses por un cierto poder. El demonio de alguien se identifica también con la voluntad divina y, en consecuencia, con el destino del hombre. Luego, la palabra ha pasado a designar a los dioses inferiores y por fin a los espíritus malos. Según otra línea de interpretación, los demonios son las almas de los difuntos, genios desfavorables o temibles, intermediarios entre los dioses inmortales y los hombres vivientes, pero mortales. Un genio está ligado a cada hombre y desempeña el papel de consejero secreto, actuando por intuiciones repentinas más que por razonamientos. Es como su inspiración interior. El demonio simboliza una iluminación superior a las normas habituales, que permiten ver más lejos y con más seguridad, de un modo irreductible a los argumentos. Autoriza incluso a violar las reglas de la razón, en nombre de una luz trascendente que no es sólo el orden del conocimiento, sino también del orden del destino.
Para muchos pueblos primitivos, a diferencia del demonio interior que es como el símbolo de un lazo particular del hombre con una conciencia superior, y que desempeña a veces el papel de ángel de la guarda, los demonios son seres distintos e innumerables, que se arremolinan por todas partes para lo mejor y para lo peor. Ver más en http://noemagico.blogia.com/2007/101401-el-diablo-y-sus-simbolos.php

SATANÁS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO. La figura de Satanás fue tomando cuerpo de manera gradual, y algo difusa, en el Antiguo Testamento, pero después, durante el período de la literatura apocalíptica y apócrifa (del 200 a.C. al 150 d.C.), se definió con mayor precisión. El judaísmo siguió siendo monoteísta, de manera que Satanás no podía convertirse nunca en un principio plenamente independiente, como, por ejemplo, su “homólogo” del mazdaísmo, pero el poder que le asignó el judaísmo apocalíptico era considerable. El Señor y el diablo se percibían en una oposición a la vez ética y cósmica. Cada cual tenía su propio reino: el del Señor era luminoso, mientras que el de Satán era tenebroso. El diablo, cuyos designios eran embaucar a Israel y apartarlo de Yahvé, cosecharía algunos éxitos, pero, al final del mundo, Israel se arrepentiría y el Mesías forzaría la desaparición del imperio del diablo. Mientras tanto, el diablo comanda toda una hueste de ángeles caídos y espíritus malos que merodean por todo el mundo buscando la ruina y la destrucción de las almas
La concepción animista del mundo veía detrás de cada fenómeno o actuación de “poderes” buenos o malignos. Sobre este trasfondo, las religiones paganas desarrollaron una demonología más o menos compleja asociada a su concepción politeísta de lo divino. La religión de Israel asumió estas representaciones míticas para evocar todo lo que, en la experiencia humana, escapa a la observación directa. Por esta razón, asimiló los dioses del paganismo cananeo, convertidos en demonios, a los malos espíritus que habitan en los desiertos y las ruinas, y a los poderes de la muerte relegados a los lugares infernales; Baal-Zebub, el antiguo dios sanador de Eqrón será presentado finalmente como su príncipe. Para evocar esta fauna maléfica que instiga al hombre al mal y le produce daño, recurrió sin escrúpulos a elementos de origen babilonio, iranio e incluso griego. Hay que aguardar al siglo III antes de nuestra era para que un apócrifo, el libro de Henok, trate de organizar el mundo infernal, responsable de los desórdenes y de las desgracias de la humanidad >Ver en.
http://noemagico.blogia.com/2007/101401-el-diablo-y-sus-simbolos.php

SATANÁS EN EL NUEVO TESTAMENTO. Tras el período apocalíptico, el papel de Satanás en el judaísmo se vio considerablemente reducido, toda vez que los rabinos, que dominaron el judaísmo desde el siglo I en adelante, le prestaron escasa atención. Pero el Cristianismo se fundó y gestó en pleno período apocalíptico y, en consecuencia, el Nuevo Testamento y el subsiguiente pensamiento cristiano otorgaron a Satanás un papel importantísimo. La función del diablo es algo así como servir de contrapeso a Cristo. El mensaje nuclear del Nuevo Testamento consiste en que Cristo ha venido a salvarnos. ¿De qué? Del poder del diablo. La oposición entre el Señor y el diablo es implacable e irreductible, y cualquiera que se interponga en el camino del Salvador o trate de frustrar su plan de salvación es, de manera ya explícita ya implícita, acólito de Satanás. El diablo tiene bajo su mando a todas las fuerzas opositoras al Señor, tanto naturales como sobrenaturales, incluidos demonios, infieles, herejes y hechiceros. Ver más en http://noemagico.blogia.com/2007/101401-el-diablo-y-sus-simbolos.php

LOS NOMBRES DEL DEMONIO. El término demonio viene del griego dáimon, que era un espíritu o genio protector, no maléfico, hasta que este término pasó al Cristianismo con el significado actual de espíritu del mal. Los hebreos llamaban al espíritu maligno de gran poder a Satan, el obstructor, el enemigo. Satan se tradujo al griego como diabolos, de donde procede el diabolus latino, el diablo hispano y el devil inglés. Hay otros nombres con los que se conoce al Demonio y que se pueden leer en la Biblia: Satán, Belcebú, Behemont, Mammon, Moloch, Leviatán, Belial, Señor de las Moscas, la Gran Cabra, Señor de los Infiernos, y otros. Literalmente, el nombre Diablo tiene el sentido de calumniador
Lucifer el portador de la luz, en el Cristianismo, es uno de los nombres del diablo que se remonta a Isaías donde la bajada a los infiernos del rey de Babilonia se compara con la caída del refulgente lucero del alba (en hebreo Helal). Los padres de la Iglesia trasladaron el nombre de Lucifer a Satán, siguiendo a Lucas, donde se presenta a Satán cayendo del cielo como un rayo. Algunos grupos gnósticos consideraron a Lucifer un poder divino autóctono o también como el “primogénito de dios”. La mayoría de las veces se olvida que, como nombre antiguo del lucero del alba [Fósforo, “el portador de luz”, llamado también Heósforo, es el dios griego del lucero del alba. Se le representaba también como un joven desnudo y alado que con una antorcha en su mano abre paso ante su madre Eos y su padre Helio. Su nombre latino es Lucifer.]
EL TAROT. El Diablo aparece en el Tarot como Baphomet de los templarios, macho cabrío en la cabeza y patas, mujer en los senos y brazos.
Ver más en http://noemagico.blogia.com/2007/101401-el-diablo-y-sus-simbolos.php

El Diablo, el Adversario y Perturbador es la contraimagen de Dios en el cielo como regente del infierno. Sus atributos provienen probablemente en primer lugar del demonio etrusco del mundo subterráneo, Charu: nariz de pico de buitre, orejas puntiagudas de animal, alas, y dientes como colmillos (como los del demonio Tuchulcha), que como símbolo de la muerte lleva un martillo. A ello se le añaden propiedades corporales del macho cabrío, como cuernos, patas y rabo, con lo cual esta imagen simbólica recuerda al dios de la naturaleza Pan. Más raramente se le atribuyen cascos de caballo o, como señal de división, un pie humano y un pie de caballo. Para diferenciar sus alas a las de los ángeles se le suele dotar con las alas del murciélago que revolotea por las noches. En cuadros de aquelarre de las brujas en montes de mala fama, suele llevar en el trasero un segundo rostro que sus súbditos deben besar (osculum infame). Amplificaciones legendarias del pasaje bíblico de Isaías hacen remontar la existencia del diablo a su rebelión contra Dios y su precipitación en el mundo subterráneo. Sin embargo, no siempre se representa como figura amedrentadora. En ciertas leyendas populares aparece como cazador con vestiduras verdes o rojas, y en obras plásticas medievales también como hermoso y seductor “príncipe de este mundo”, cuya espada, sin embargo, está roída y carcomida por sapos, serpientes y gusanos
Ver más en http://noemagico.blogia.com/2007/101401-el-diablo-y-sus-simbolos.php

“… así continúa Satán ardorosamente su camino
a través de pantanos, precipicios y estrechos,
de vapores densos, o enrarecidos;
y con la cabeza, manos, alas y pies,
nada, se sumerge, fluctúa, se arrastra
y vuela.”
JOHN MILTON. El paraíso perdido.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=21391
Dice Eduardo Galeano que esta es una modesta contribución a la guerra del Bien contra el Mal. El autor aporta algunos identikits que nos ayudan a identificar los diversos rostros del Príncipe de las Tinieblas. En esta muestra sólo figuran los demonios de más larga duración, que desde hace siglos o milenios siguen activos en el mundo.

El Diablo es musulmán
Ya el Dante sabía que Mahoma era terrorista. Por algo lo ubicó en uno de los círculos del infierno, condenado a pena de taladro perpetuo. “Lo ví rajado”, celebró el poeta en La divina comedia, “desde la barba hasta la parte inferior del vientre…”

Más de un Papa había comprobado que las hordas musulmanas, que atormentaban a la Cristiandad, no estaban formadas por seres de carne y hueso, sino que eran un gran ejército de demonios que más crecía cuanto más sufría los golpes de las lanzas, las espadas y los arcabuces.

En tiempos actuales, los misiles fabrican muchos más enemigos que los enemigos que destripan. Pero, ¿qué sería de Dios, al fin y al cabo, sin enemigos? El miedo manda, las guerras comen miedo. La experiencia prueba que la amenaza del infierno es siempre más eficaz que la promesa del Cielo. Bienvenidos sean los enemigos. En la Edad Media, cada vez que tambaleaba el trono, por bancarrota o furia popular, los reyes cristianos denunciaban el peligro musulmán, desataban el pánico, lanzaban una nueva Cruzada y santo remedio. Ahora, hace un ratito nomás, George W. Bush ha sido reelecto presidente del planeta gracias a la oportuna aparición de Bin Laden, el Satán mayor del reino, que en vísperas de la elección anunció, desde la tele, que iba a comerse a todos los niños crudos.

Allá por el año 1564, el demonólogo Johann Wier había contado los diablos que estaban trabajando en la tierra, a tiempo completo, por la perdición de las almas cristianas. Había siete millones cuatrocientos nueve mil ciento veintisiete, que actuaban divididos en setenta y nueve legiones.

Muchas aguas hirvientes han pasado, desde aquel censo, bajo los puentes del infierno. ¿Cuántos suman, hoy día, los enviados del reino de las tinieblas? Las artes de teatro dificultan el conteo. Estos engañeros siguen usando turbantes, para ocultar sus cuernos, y largas túnicas tapan sus colas de dragón, sus alas de murciélago y la bomba que llevan bajo el brazo.

El Diablo es judío
Hitler no inventó nada. Desde hace dos mil años, los judíos son los imperdonables asesinos de Jesús y los culpables de todas las culpas.

¿Cómo? ¿Que Jesús era judío? ¿Y judíos eran también los doce apóstoles y los cuatro evangelistas? ¿Cómo dice? No puede ser. Las verdades reveladas están más allá de la duda y no exigen más evidencia que su propia existencia. Las cosas son como se dice que son, y se dice porque se sabe: en las sinagogas el Diablo dicta clase, y los judíos están desde siempre dedicados a profanar hostias y a envenenar aguas benditas. Por ellos han ocurrido las bancarrotas económicas, las crisis financieras y las derrotas militares; son ellos quienes han traído la fiebre amarilla y la peste negra y todas las pestes.

Inglaterra los expulsó, sin dejar ni uno, en el año 1290, pero eso no impidió que Chaucer, Marlowe y Shakespeare, que nunca habían visto un judío, fueran obedientes a la caricatura tradicional y reprodujeran personajes judíos según el molde satanísimo del parásito chupasangre y el avaro usurero.

Acusados de servir al Maligno, estos malditos anduvieron los siglos de expulsión en expulsión y de matanza en matanza. Después de Inglaterra, fueron sucesivamente echados de Francia, Austria, España, Portugal y numerosas ciudades suizas, alemanas e italianas. Los reyes católicos, Isabel y Fernando, expulsaron a los judíos, y también a los musulmanes, porque ensuciaban la sangre. Los judíos habían vivido en España durante trece siglos. Se llevaron las llaves de sus casas. Hay quienes las tienen todavía. Nunca más volvieron.

La colosal carnicería organizada por Hitler culminó una larga historia de persecución y humillación. La caza de judíos ha sido siempre un deporte europeo. Ahora los palestinos, que jamás lo practicaron, pagan la cuenta.

El Diablo es mujer
El libro Malleus Maleficarum, también llamado El martillo de las brujas, recomendaba el más despiadado exorcismo contra el demonio que lleva tetas y pelo largo. Dos inquisidores alemanes, Heinrich Kramer y Jakob Sprenger, lo escribieron, por encargo del Papa Inocencio VIII, para hacer frente a las conspiraciones demoníacas contra la Cristiandad. Se publicó por primera vez en 1486, y hasta fines del siglo dieciocho fue el fundamento jurídico y teológico de los tribunales de la Inquisición en varios países.

Los autores sostenían que las brujas, harén de Satán, representaban a las mujeres en estado natural: “Toda brujería proviene de la lujuria carnal, que en las mujeres es insaciable.” Y demostraban que “esos seres de aspecto bello, contacto fétido y mortal compañía” encantaban a los hombres y los atraían, silbidos de serpiente, colas de escorpión, para aniquilarlos. Y advertían a los incautos, citando a la Biblia: “La mujer es más amarga que la muerte. Es una trampa. Su corazón, una red, y cadenas sus brazos.”

Este tratado de Criminología, que envió a miles de mujeres a las piras de la Inquisición, aconsejaba someter a tormento a todas las sospechosas de brujería. Si confesaban, merecían el fuego. Si no confesaban, también, porque sólo una bruja, fortalecida por su amante el Diablo en los aquelarres, podía resistir semejante suplicio sin soltar la lengua.

El Papa Honorio III había sentenciado que el sacerdocio era cosa de machos:

– Las mujeres no deben hablar. Sus labios llevan el estigma de Eva, que perdió a los hombres. Ocho siglos después, la Iglesia católica sigue negando el púlpito a las hijas de Eva.

El mismo pánico hace que los fundamentalistas musulmanes les mutilen el sexo y les tapen la cara. Y el alivio por el peligro conjurado mueve a los judíos muy ortodoxos a empezar el día susurrando:

– Gracias, Señor, por no haberme hecho mujer.

El Diablo es homosexual
Desde 1446, los homosexuales marchaban a la hoguera en Portugal. Desde 1497, los quemaban vivos en España. El fuego era el destino que merecían estos hijos del infierno, que del fuego venían. En América, en cambio, los conquistadores preferían arrojarlos a los perros. Vasco Núñez de Balboa, que a muchos emperró, creía que la homosexualidad era contagiosa. Cinco siglos después, escuché decir lo mismo al arzobispo de Montevideo.

Cuando los conquistadores asomaron en el horizonte, sólo los aztecas y los incas, en sus imperios teocráticos, castigaban la homosexualidad -y con pena de muerte. Los demás americanos la toleraban, y en algunos lugares la celebraban, sin prohibición ni castigo.

Esta provocación insoportable debía desatar la cólera divina. Desde el punto de vista de los invasores, la viruela, el sarampión y la gripe, pestes desconocidas que mataban indios como moscas, no venían de Europa sino del Cielo. Así Dios castigaba el libertinaje de los indios, que practicaban la anormalidad con toda naturalidad. Ni en Europa, ni en América, ni en ningún lugar del mundo se ha llevado la cuenta de los muchos homosexuales condenados al suplicio o a la muerte por el delito de ser. Nada sabemos de los tiempos lejanos, y poco o nada sabemos del ahora nomás.

la Alemania nazi, estos “degenerados culpables de aberrante delito contra la naturaleza” estaban obligados a portar un triángulo rosado. ¿Cuántos fueron a parar a los campos de concentración? ¿Cuántos murieron allí? ¿Diez mil, cincuenta mil? Nunca se supo. Nadie los contó, casi nadie los mencionó. Tampoco se supo nunca cuántos fueron los gitanos exterminados.
El 18 de setiembre del año 2001, el gobierno alemán y los bancos suizos resolvieron “rectificar la exclusión de los homosexuales entre las víctimas del Holocausto”. Más de medio siglo demoraron en corregir la omisión. A partir de esa fecha, pudieron reclamar indemnización los homosexuales que habían sobrevivido en Auschwitz y otros campos, si es que alguno quedaba todavía vivo

http://www.youtube.com/watch?v=-CmM6pAiHoo

https://i0.wp.com/www.clubkirico.com/gtk_archivos/images/Libro%20de%20brujas%20espa%C3%B1olas.ampliada.jpg

macbeth_brujas

https://i0.wp.com/mascine.net/imagenes/el-retorno-de-las-brujas.jpg

https://i0.wp.com/www.yomujer.com/wp-content/uploads/2011/03/brujas-de-salem.jpg

https://i0.wp.com/www.tarotistas.com/secciones/esoterismo/images/El_evangelio_brujas.jpg
http://www.tarotistas.com/secciones/esoterismo/El_evangelio_brujas

https://i2.wp.com/www.bibliotecadeanthea.es/rice/Hora_brujas_01.JPG

https://i1.wp.com/www.objetivofamosos.com/wp-content/uploads/2011/03/en-tiempo-brujas-post.jpg

https://i1.wp.com/pictures.todocoleccion.net/tc/2009/04/06/12753427.jpg


LA FIESTA DE LA NOCHE DEL 31 DE OCTUBRE TIENE SUS ANTECEDENTES EN LAS TINIEBLAS DE LA NOCHE CULTURAL (Ejemplo walpurgis, aquelarre, halloween y por supuesto los demonios, la brujas y otros mitos como los del samhain)

octubre 31, 2013

DEMONIOS Y OTROS SERES IMAGINARIOS
Demonios del Judaísmo
Entre el mundo de la carne y del espíritu, la superstición judaica presuponía un orbe que habitaban ángeles y demonios. El censo de su población excedía las posibilidades de la aritmética. Egipto, Babilonia y Persia contribuyeron, a lo largo del tiempo, a la formación de ese orbe fantástico. Acaso por influjo cristiano (sugiere Trachtenberg) la demonología o ciencia de los demonios importó menos que la angelología o ciencia de los ángeles.
Nombremos sin embargo, a Keteh Merirí, señor del medio día y de los calurosos veranos. Unos niños que iban a la escuela se encontraron con él; todos murieron salvo dos. Durante el siglo xiii la demonología judaica se pobló de intrusos latinos, franceses y alemanes, que acabaron por confundirse con los que registra el Talmud.
Las Hadas
Su nombre se vincula a la voz latina futuro (hado, destino). Intervienen mágicamente en los sucesos de los hombres. Se ha dicho que las hadas son las más numerosas, las más bellas y las más memorables de las divinidades menores. No están limitadas a una sola región o a una sola época. Los antiguos griegos, los esquimales y los pieles rojas narran historias de héroes que han logrado el amor de esas fantásticas criaturas. Tales aventuras son peligrosas; el hada, una vez satisfecha su pasión, puede dar muerte a sus amantes.
En Irlanda y en Escocia les atribuyen moradas subterráneas, donde confinan a los niños y a los hombres que suelen secuestrar. La gente cree que poseían las puntas de flechas neolíticas que exhuman en los campos y a las que dotan de infalibles virtudes medicinales.
A las hadas les gusta el color verde, el canto y la música. A fines del siglo xvii un eclesiástico escocés, el reverendo Kirk, de Aberboyle, compiló un tratado que se titula La Secreta República de los Elfos, de las Hadas y de los Faunos. En 1815, Sir Walter Scott dio esa obra manuscrita a la imprenta. Del señor Kirk se dice que lo arrebataron las hadas porque había revelado sus misterios. En los mares de Italia el Hada Morgana urde espejismos para confundir y perder a los navegantes.
Los Sátiros
Así los griegos los llamaron; en Roma les dieron el nombre de faunos, de Panes y de silvanos. De la cintura para abajo eran cabras; el cuerpo, los brazos y el rostro eran humanos y velludos. Tenían cuernitos en la frente, orejas puntiagudas y la nariz encorvada. Eran lascivos y borrachos. Acompañaron al dios Baco en su alegre conquista del Indostán. Tendían emboscadas a las ninfas; los deleitaba la danza y tocaban diestramente la flauta. Los campesinos los veneraban y les ofrecían las primicias de las cosechas. También les sacrificaban corderos.
Un ejemplar de esas divinidades menores fue apresado en una cueva de Tesalia por los legionarios de Sila, que lo trajeron a su jefe. Emitía sonidos inarticulados y era tan repulsivo que Sila inmediatamente ordenó que lo restituyeran a las montañas.
El recuerdo de los sátiros influyó en la imagen medieval de los diablos.
(Borges)


LILITH LA MUJER DELDIABLO

octubre 31, 2013

http://multimodalfem.galeon.com/articulos/ref7.htm Los datos mas antiguos acerca de Lilith son escasos y se piensa que muchos de ellos también devienen de la confusión de los traductores ante textos de origen arcaico, caso al parecer de la atribución a la deidad Lilita.

LILITH EN SUMERIA Y MESOPOTAMIA

En la arcaica mitología sumeria los dioses emergieron de un mar infinito y abismal que representaba el caos primigenio. Lilith era la parte femenina de uno de los Abgal, siete semidioses hermafroditas que manaron del Abismo, y que eran servidores de los primeros dioses de las profundidades. Lilith se trataba de un espíritu morador del viento nocturno (llamados Lilitu o Lamatsu) cuya misión era guardar las puertas que separan el plano espiritual y el físico, por tanto actuaba como guía hacia la inmortalidad. ‘Lilith, como guía hacía la sabiduría de la inmortalidad, es representada llevando los anillos de Shem, los símbolos más antiguos para mostrar que alguien ha pasado a la inmortalidad cruzando el Submundo para alcanzar la sagrada Sabiduría del Arbol del Conocimiento’.

Lilith es el espíritu del viento, representada por una bellísima doncella alada, cuya función era conducir a los hombres al templo de Ishtar para celebrar ritos sexuales con las sacerdotisas vírgenes con el fin de obtener una transformación espiritual y la regeneración del cuerpo físico prolongando la vida. De esta forma también se hacía al hombre partícipe activo de los misterios de la feminidad que normalmente hubieran estado velados para su sexo.

Así Lilith es “la mano de Ishtar”, el vínculo de los hombres con los misterios del templo, que también incluían cierta alquimia física con la sangre menstrual de las sacerdotisas. Según Juan José Abenza este es el origen del término “Mujer Escarlata”, que sabemos que utilizó el mago Crowley, y que derivó del símbolo de la sangre menstrual “mágica” para relacionarse después con el cabello rojo. Así no es casualidad que a la mujer pelirroja se le atribuya un gran poder sexual.

La representación de un espíritu Lamatsu es una mujer con cabeza de leona que lleva una serpiente en cada una de sus manos y va montada sobre el bote que surca el Submundo. Pero la aparición de Lilith mas antigua se encuentra en el prólogo del Libro de Gilgamesh, donde Lilith se había establecido en el árbol sagrado de Inanna (Ishtar), entre el dragón y el pájaro zu; así era un espíritu luminoso que estaba en el centro del árbol, único nexo para establecer contacto entre el dragón-serpiente y el pájaro, con todos los simbolismos que conllevan ambos. Cuando Gilgamesh mató al dragón Lilith temió de él y huyó al desierto.

En la leyenda asiria Lilith es un espíritu protector y es representada al lado de los reyes sosteniendo en sus manos la vara y el anillo de la autoridad, coronada y flanqueada por el Pájaro de la Sabiduría y el León, señor de las bestias. Tras la llegada del patriarcado se puso fin a los ritos sexuales celebrados en el templo, eliminando la fuente principal del poder femenino ya que este era temido por su influencia sobre los hombres y por lo tanto debía ser controlado. El sacerdocio femenino desapareció y Lilith pasó a ser un demonio al que se le atribuían la muerte prematura de los bebés recién nacidos y los abortos naturales, asímismo también podía atacar a hombres adultos provocándoles pesadillas, enfermedades, esterilidad o sorbiéndoles la sangre hasta la muerte.

LILITH EN GRECIA

El aspecto negativo de esta divinidad está ya plenamente asentado entre los griegos y Lilith se corresponde con Lamia, las estriges y las empusas, todos ellos demonios femeninos y generalmente vampiros.

En la leyenda Lamia era la reina de Libia, una hermosa mujer que había engendrado hijos con Zeus. Cuando Hera lo descubrió tomó venganza obligándola a devorar a sus propios vástagos. Pero Lamia, al tener conciencia de lo que había hecho, en vez de arrepentirse y acudir a Zeus huyó, por lo cual este terminó por renegar de ella.

Lamia no había pasado la prueba que la voluntad de los dioses había dispuesto y fué transformandose en un ser nocturno y horrible que robaba los hijos a otras madres para drenarles la sangre, de la que se alimentaba; también adquirió la capacidad de deformar su cuerpo a voluntad.

Las estriges eran mujeres consideradas brujas, fruto de la unión de hombres y arpías. Estas últimas eran mujeres espantosas, aladas y provistas de ojos inmensos, pico curvo y garras retorcidas. Las estriges acechaban a sus víctimas para succionar su sangre y se alimentaban de carne humana. Y de las empusas refiere Filóstrato que siendo malignas seductoras “acostumbran a comer cuerpos hermosos y jóvenes porque la sangre de estos es pura”.

LILITH HEBRAICA

Al parecer el mito de Lilith fue adoptado, y posteriormente trasformado, por los judíos del Lamatsu durante su cautiverio en Babilonia.

En el “Alfabeto de Ben Sirah”, escrito entre el año 600 y el 1100, se la nombra como la primera mujer de Adán, hecha de tierra o barro al igual que él, a imagen y semejanza de la divinidad y por tanto con el mismo estatus. Era hermosa, y libre. Hasta el punto de que se negó a yacer con Adán argumentando que no tenía porque hacerlo siempre debajo de él, cosa que Adán le exigía cuando deseaba acostarse con ella. Lilith dijo “¿Porqué he de recostarme debajo de ti? Fuí creada del polvo de la tierra, por lo tanto soy igual que tu”.

Adán replicó que él, siendo la imagen de Elohim, no se detendría al nivel de igualarse con Lilith, quien era simplemente una de tantas bestias en el campo creada para ayudarle, y también le hizo notar que en la Naturaleza la hembra se sometía al macho cuando tenían relaciones.

Indignada porque Adán, ante su negativa, intentó tomarla por la fuerza, invocó el nombre mágico de Dios, que dándole alas le permitió huir volando del Paraíso. De aquí se desprende la idea del poder seductor de Lilith; se debe tener en cuenta que el nombre mágico de Yahveh, el nombre secreto, el que da el poder, no se lo dió Dios ni tan siquiera a Moisés, cuando este le vió en el monte Sinaí, por el contrario Yahvé habló así: “Yo soy el que soy. He aquí lo que dirás a los hijos de Israel: EL QUE ES me ha enviado a vosotros”.

Adán protestó a Dios: “Señor del Mundo, he sido abandonado por la que pusiste para ayudarme” Dios reunió a los ángeles Senoy, Sansenoy y Samangelof y les envió con la orden de devolver a Lilith al lugar que le correspondía. Recorrieron todo el orbe en su busca y al fin la hallaron junto al Mar Rojo, una región poblada por demonios lascivos. Lilith convivía con ellos y había procreado miles de “lilim”, hijos mitad demonios mitad humanos.

“Vuelve con Adán sin demora” – le dijeron los ángeles – “o si no te ahogaremos en el mar”. Lilith preguntó “¿Como puedo volver con Adán después de mi estancia en el Mar Rojo?”. Aparte de considerar su infidelidad como motivo suficiente para no regresar al Edén afirma que tiene un pacto con Dios por el que tiene poder sobre los recién nacidos y responde que prefiere arrojarse ella misma al Mar Rojo antes que volver con Adán.

Los ángeles, confundidos, la amenazan nuevamente: “Si no regresas con Adán cien de tus hijos morirán cada día”. Ella responde que en la misma manera matará a los hijos de los hombres, que los niños estarán bajo el peligro de su ira por ocho días tras su nacimiento y las niñas por veinte. Dejaron de presionarla cuando ella juró que no dañaría a ningún infante que llevase consigo la imagen o los nombres de estos tres ángeles.

En los Manuscritos del Mar Muerto se la nombra en plural “Y yo, el Sabio, declaro la grandeza de su resplandor en orden a asustar y espantar a todos los espíritus de los ángeles de la destrucción y los espíritus bastardos, demonios, Liliths, búhos y chacales, y aquellos que atacan inesperadamente para llevar por mal camino al espíritu del conocimiento”.

En el Talmud Lilith es descrita como un demonio íncubo que se alimenta del semen de los hombres, en sueños, para procrear nuevos demonios que sustituyan a sus hijos muertos, pero no aparece en el “Génesis” de la Biblia , donde es susitutída por Eva, nacida de la costilla de Adán y completamente sumisa a él.

Tan solo se la nombra en Isaías 34,14 un pasaje de significación bastante oscura: “los chacales del desierto se encontrarán con las hienas y el chivo salvaje llamará a su compañero. Lilith (la lechuza) morará allí tranquila y encontrará su lugar de reposo”

LILITH, SAMAEL Y LA CAIDA

En la mitología judía el primer Adán no es el Adán que conocemos por la Biblia , se trata de un ser arquetipo, patrón en que el ser humano estaría basado después. Es llamado Adán Kadmon, representante de la humanidad, hombre y mujer en uno, hermafrodita, modelo de lo perfecto.

Al separarle el Creador en dos mitades, de distinto sexo (en el Génesis, igualmente que separó las aguas de los cielos), Adán Kadmon se transforma en una criatura desbalanceada, un humano, y finalmente le es insuflada la vida.

Precisamente a esta “imperfección” se atribuye la Caída de la pareja original (primero Adán-Lilith, después Adán-Eva) y la manifestación del arquetipo en la forma humana actual. Pero no deja de ser curioso que se acepte comunmente que fué Lilith quien se presentó en el jardín del Edén como la serpiente enroscada en el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, y de hecho en esta actitud se la expone en numerosas pinturas.

En la mitología cristiana es Satán quien cumple la función de tentador de Eva, pero en la hebráica este personaje se sincretiza en la figura de Samael, ángel de Luz, el mas poderoso de los Tronos-Ángeles que se rebeló contra Dios, que cayó finalmente derrotado al Abismo, o a los infiernos (haremos notar, aunque sin profundizar en ello, que la caída de los ángeles precipitó entonces también la caída de los humanos) Samael es esposo de Lilith y ella le dió, durante su estancia junto a los demonios en el Mar Muerto, tres hijos semihumanos semidemonios que fueron llamados “nephilim”.

Es pues la Serpiente un esfuerzo conjunto entre Samael y Lilith; de ella para tomar venganza sobre Adán y de él para causar la caída de la pareja edénica, la creación mas preciada de Dios y una de las pretendidas causas de la rebelión de los ángeles. Lilith era el cuerpo de la serpiente y Samael su voz.

Samael, que rige la violencia y la destrucción, y es conocido como el “Veneno de Dios” o el Ángel de la Muerte (titulo que se le otorga porque cumple las ejecuciones de muerte ordenadas por Dios) puso al alcance de nuestros “primeros padres” el conocimiento del bien y del mal, pero al tiempo les legó la mortalidad, y a él también se le atribuye el nacimiento de Caín, concebido con Eva mediante engaño. Es llamado igualmente Lucifer, Abaddón el Exterminador y Apollyón.

LILIHT Y EL PATRIARCADO

Cuando se instauró el patriarcado las divinidades que representaban los derechos o el poder de las mujeres fueron abolidas y cayeronn en el olvido o por el contrario pasaron a ser presentadas como animales monstruosos que debían ser derrotados o aniquilados.

En cuanto estas divinidades se avienen al nuevo sistema de valores, esto es, el patriarcado, las mitologías las describen como femeninas, el caso por ejemplo de las Erinias griegas; pero cuando representan el orden de cosas que se desea erradicar y se alzan en portavoces del mismo, se las califica de feas, repulsivas, incluso peligrosas, para remitirnos también a Grecia la gorgona Medusa a la que Perseo corta la cabeza.

Lilith es pues el concepto de la mujer emancipada, en el patriarcado sinónimo de mujer de sexualidad libre, por lo tanto no distribuída por los hombres y exenta de entregar los hijos a estos, la antítesis de la madre pasiva y sacrificada entregada a la maternidad de la que hace apología el sistema patriarcal.

Nunca la mujer libre y fuerte cuya compañía desearía el varón para el mutuo crecimiento, sino la mujer “inmadura” que rechaza la maternidad. La mujer diablo.


DIA BRUJAS KAMASUTRA ORGÁNICO

octubre 31, 2013

CC

https://i0.wp.com/images04.evisos.cl/images/advertisements/2010/10/15/brujasesqueletos-y-calabazas-de-chocolate-para-hallowen_45857f00fe_2.jpg

http://es.paperblog.com/i-love-nerd-girls-214768/

sexo organico


¿KAMASUTRA DÍA BRUJAS?

octubre 31, 2013

CC


BRUJAS Y HECHICERAS

octubre 31, 2013

cc

http://www.youtube.com/watch?v=-CmM6pAiHoo

MUJERES CELEBRES # 106 GRANDES HECHICERAS DE LA HISTORIA NOVARO MEXICO 1970 (Tebeos y Comics - Novaro - Otros)

macbeth_brujas

https://i0.wp.com/mascine.net/imagenes/el-retorno-de-las-brujas.jpg

https://i0.wp.com/www.clubkirico.com/gtk_archivos/images/Libro%20de%20brujas%20espa%C3%B1olas.ampliada.jpg

https://i0.wp.com/www.tarotistas.com/secciones/esoterismo/images/El_evangelio_brujas.jpg

http://www.tarotistas.com/secciones/esoterismo/El_evangelio_brujas

https://i2.wp.com/www.bibliotecadeanthea.es/rice/Hora_brujas_01.JPG

https://i0.wp.com/www.yomujer.com/wp-content/uploads/2011/03/brujas-de-salem.jpg
https://i1.wp.com/www.objetivofamosos.com/wp-content/uploads/2011/03/en-tiempo-brujas-post.jpg